FBIEl Buró Federal de Investigación de Estados Unidos (FBI) tiene un dispositivo secreto para localizar a presuntos delincuentes, pero al parecer prefiere dejar a los sospechosos en libertad que revelar en los tribunales cualquier detalle acerca del rastreador de alta tecnología.


El dispositivo, llamado Stingray, engaña a los teléfonos celulares para que revelen sus ubicaciones. La orden de un juez la semana pasada amenaza con revelar detalles muy bien guardados sobre cómo la policía utiliza los Stingrays.


El juez Patrick H. NeMoyer de Buffalo, Nueva York, describió un acuerdo de 2012 entre el FBI y la oficina del alguacil del condado de Erie en su orden judicial del martes: El FBI dio instrucciones a la policía para retirar los cargos criminales en vez de revelar “cualquier información relativa al simulador de ubicación celular o su uso”.


La Policía de Erie (Buffalo es la cabecera del condado) había intentado durante mucho tiempo mantener secreto ese contrato, pero el juez rechazó esa idea y ordenó que los detalles de los Stingrays se hagan públicos.


“Si esa no es una instrucción que afecte a la población, nada lo es”, escribió NeMoyer.


La Policía de Erie habían utilizado los Stingrays para localizar a varios presuntos delincuentes, una persona suicida y cuatro personas desaparecidas, incluyendo una de 87 años de edad con demencia, de acuerdo con la orden del juez.


La oficina del alguacil del Condado de Erie declinó hablar con CNNMoney el miércoles. El portavoz policial Scott Zylka dijo que ahora están trabajando con el FBI para apelar la decisión del juez y mantener secreto el acuerdo.


El FBI no proporcionó comentarios inmediatos.


La American Civil Liberties Union (ACLU), ONG dedicada a la protección de derechos ciudadanos en EU, exige detalles sobre el uso de los Stingrays en virtud de las leyes de registros públicos.