ConsuladoUn amplio respaldo tuvo la medida del Ministerio de Relaciones Exteriores (MIREX) de cerrar temporalmente sus misiones consulares acreditadas en Haití, tras las agresiones que se han producido contra esas dotaciones diplomáticas por parte de grupos de haitianos, “poniendo en peligro la integridad física del personal que allí labora”.


Dirigentes políticos, senadores y diputados consideraron prudente la medida, como la presidenta del Senado, Cristina Lizardo, quien consideró que “seguiremos siendo prudentes, cuidadosos y abiertos al diálogo, que conste eso, pero que no se confunda la prudencia con la debilidad”. Destacó que las autoridades haitianas no han demostrado interés de querer mantener el diálogo de colaboración con el país.


En tanto que el senador por Azua, Rafael Calderón, dijo que es una medida prudente, porque no existe necesidad de poner en riesgo la vida de dominicanos que trabajan en el vecino país.


“Si no hay seguridad, como parece que no la hay, porque en Haití lamentablemente, aparentemente no hay gobierno, no hay institucionalidad, lo lógico es que el gobierno proteja a su gente, y cierre transitoriamente los consulados, y le dé seguimiento muy de cerca a lo que son las relaciones diplomáticas con Haití”, reflexionó.