salud publica El 64 por ciento de los servidores del Ministerio de Salud Pública, en sus diferentes áreas, tienen más de 65 años de edad, mientras que si se les suman los que pasan de 60 años, ese porcentaje se incrementa a 67.5 por ciento.


Aunque la mayoría cumple con la edad y el tiempo laboral exigido para pensión, muchos se resisten a iniciar los trámites para ello debido a que se ven reducidos sus ingresos, ya que no reciben el sueldo completo, y además salen automáticamente de la protección del seguro de salud quedando sin cobertura médica.


Esta realidad ha motivado, reveló a LISTÍN DIARIO la directora general de Recursos Humanos del Ministerio, Maira Minaya, a que junto al proceso de evaluación y saneamiento de la nómina que se realiza, se lleve a cabo un proceso de orientación al personal sobre el beneficio de la pensión.


Además, explicó, se está trabajando en una propuesta a solicitud de la ministra Altagracia Guzmán para que todo pensionado automáticamente entre al régimen subsidiado del Seguro Nacional de Salud (Senasa), y no quede sin cobertura médica en el momento de su vida que más lo necesita.


De acuerdo a los registros oficiales, en el Ministerio de Salud Pública laboran a nivel nacional, excepto los centros de autogestión, 68,463 personas en diferentes áreas, de las cuales 43,756 tienen más de 65 años; 2,477 tienen entre 60 y 64 años; 7,232 entre los 50 y 59 años; 6,472 entre los 40 a 49 años; 5,622 entre los 30 y 39 años y 2,904 entre los 18 y 29 años.


El pago de nómina mensual asciende a RD$1,354 millones 162 mil 910 con cinco centavos. La mayoría de ese personal se pensionaría con la Ley 379-81 que otorga 70% del último salario al servidor con 20 años de servicios; 80% entre los 25 y 30 años y con 90% con más de 30 años de servicios.


Aunque para los médicos se aprobó la ley 414-98 que establece un régimen de pensión con 100% de su último salario, existe un conflicto, porque no se aplica adecuadamente.


Dijo que el personal con mayor edad está entre los trabajadores de conserjería, vigilantes, lavandería, así como de salud, como médicos y enfermeras, que ya no pueden cumplir con su misión. Reveló que hay un caso de un empleado que trabaja como seguridad en un hospital que tiene 90 años de edad, y que no se puede pensionar porque no tiene la cantidad de años de servicios requeridos para ello.


Eso impide, dijo, que esas plazas puedan ser ocupadas por otro personal en capacidad para hacer el trabajo.


Saneamiento


Minaya explicó que el Ministerio de Salud Pública continúa en el proceso de limpieza de la nómina porque con la separación de funciones se quiere entregar al Servicio Regional de Salud una nómina limpia, donde no haya tantas situaciones de médicos y enfermeras que viven fuera del país, pero siguen cobrando; personas que no van a trabajar; otros que están designados en un centro y trabajan en otro sin haber hecho el cambio en el sistema, entre otros casos.


Recordó que hasta la fecha se han detectado 1,133 personas en esa condición. “Es un trabajo que se toma su tiempo, porque no queremos cometer injusticias, sobre todo con esos que se han trasladado de boca, sin ningún registro, y por eso lo primero que hacemos es la retención de salario para que la persona aparezca y traiga una certificación del director del centro, de que verdaderamente está ahí laborando”.


Informó que el levantamiento del personal se está realizando centro por centro, y que además se está haciendo la doble misión de identificar a los empleados que cumplen con la edad y el tiempo de retiro. “Les estamos hablando de la importancia del retiro, porque muchos se resisten”, añadió.


Fuente: Listín Diario