EgiptoEgipto abre este viernes una conferencia para atraer capital extranjero, que servirá para asentar en el poder al presidente Abdel Fatah al Sisi, criticado por los atropellos a los derechos humanos pero que se erige en puntal de la lucha contra el yihadismo.


La presencia, anunciada en el último momento, de los jefes de la diplomacia estadounidense, John Kerry, y británico, Philip Hammond, parece dar el mensaje de que esta conferencia va a servir para demostrar que hay que apoyar a Sisi.


El exjefe del ejército que destituyó en 2013 al presidente islamista Mohamed Mursi, elegido democráticamente, y ha reprimido violentamente toda oposición, es un aliado ineludible en el mundo árabe, donde el grupo Estado Islámico (EI) araña terreno en Egipto y en Libia después de Siria e Irak.


Sin embargo, los expertos no esperan ni promesas de donaciones ni anuncios espectaculares en esta conferencia que lleva por lema “Egipto, el futuro”, abierta inicialmente a los ministros de Finanzas y a los presidentes de las grandes empresas internacionales.


La gran mayoría de los contratos o proyectos que se firmen o se anuncien ya están en marcha desde hace tiempo.


Kerry, que llegó en la madrugada de este viernes, se reunirá con Sisi para hablar sobre todo de los esfuerzos de la coalición contra el Estado Islámico, la situación en Libia y la crisis en Siria, según el departamento de Estado. Pero sin duda, también del papel que se espera de Egipto en esta lucha.


Sisi es el principal jefe de Estado de la región que reclama la formación de una fuerza árabe común para hacer frente a esta amenaza, que estará en la agenda de la cumbre de la Liga Árabe a final de marzo. Y recientemente lanzó sus aviones de combate en un bombardeo contra el EI en Libia.


“Estados Unidos desea y está preparado para ser el catalizador económico de Egipto”, dijo Kerry ante industriales estadounidenses y egipcios, aunque matizó: “esperamos ver más avances en el cumplimiento de las aspiraciones democráticas del pueblo egipcio”.