detetsta Un funcionario del Servicio Nacional de Migración (SNM) que laboraba en el aeropuerto de Albrook fue puesto a órdenes de las autoridades competentes, luego que la unidad de Asuntos Internos de esta institución detectara su participación en una red dedicaba al tráfico internacional de personas.


De acuerdo a las investigaciones un ciudadano de República Dominicana intentaba salir del país por el Aeropuerto Internacional de Tocumen, pero su pasaporte no tenía el sello de entrada, de esto se percatan los inspectores migratorios, quien al ser consultado asegura haber ingresado por la terminal aérea de Albrook, el pasado 15 de febrero.


La información que da el extranjero sobre su ingreso es falsa y el mismo es remitido al albergue masculino y ahí decide cooperar con las autoridades migratorias revelando que en el albergue se encuentra detenido otro dominicano víctima de la misma red que opera en Santo Domingo junto a otros dominicanos residentes en Panamá.


De acuerdo con el detenido la red mantenía contactos con personas en Centroamérica, que por alta suma de dinero los ayudaban a conseguir las visas que les permitía viajar hasta Nicaragua, de ahí otra persona integrante de la red los llevaba hasta Costa Rica – Paso Canoas, una tercera persona de rasgos indígenas los llevaban por una trocha para evadir los controles que mantiene el Servicio Nacional de Fronteras.


Una vez en Panamá los ciudadanos dominicanos seguían indicaciones vía telefónica de los integrantes de la red quienes les solicitaron que debían interponer una denuncia ante la DIJ por el robo de sus pasaportes y poderle sacar otro documentos nuevo con sus respectivos sellos y es aquí donde contactan al funcionario de Migración.


La labor del funcionario de Migración en esta red internacional de tráfico de personas era la colocación de sellos de entrada en sus pasaportes por el costo de 250 dólares.


El funcionario de Migración fue destituido y puesto a órdenes de las autoridades competentes, mientras que uno de los dominicanos fue deportado del país y el otro se mantiene aún detenido cooperando con las investigaciones.


Fuente: Elvis Valoy