DominicanaLa dominicana Diana Escoto, acusada junto a su novio Robert Martínez, preso en Massachusetts y en espera de extradición a New Jersey, se declaró “no culpable” de los cargos de atraco y asesinato a un hombre de Fort Lee, cuyo cadáver fue encontrado en el baúl de su carro en Bronx.


Escoto, fue presentada en la Corte Superior de Hackensack, junto a Dyrol Evelyn y Courtney Evelyn, quienes también dijeron no tener vinculación con el robo y el homicidio de Jordan Johnson de 24 años de edad y a quien, según los fiscales y la policía, atracaron y luego mataron metiendo su cadáver en el maletero del BMW, que conducía la víctima y lo abandonaron en una calle de Bronx.


La fiscal adjunta del condado Bergen, Danielle Grootenboer, alegó que los tres dieron informaciones falsas a la policía cuando estaban siendo interrogados por el crimen.


Otro acusado es Andre Jamal Thompson, quien también fue detenido en Massachusetts y es imputado de los mismos cargos.


La fiscal pidió al juez Edward Jerejian, fijar fianzas de $100.000 dólares al trío acusado, diciendo que quienes mienten a la policía, representan un mayor riesgo de fuga.


El abogado Christopher Renfore, que representa a una de las mujeres dijo que el monto de la fianza era demasiado alto para un cargo de tercer grado, como es el caso de su defendida Courtney Evelyn.


El juez desestimó la petición del jurista y le puso los $100.000 dólares de fianza, ordenándole no hacer contacto con los familiares de la víctima y lo mismo decidió con los otros dos acusados.


La dominicana Escoto y Dyrol Evelyn, no tuvieron abogados en la corte. Los tres serán enviados ante un Gran Jurado en el condado Bergen que decidirá los cargos específicos.


La fiscalía dice que la víctima conocía a Martínez y Thompson, quienes lo visitaron en su apartamento en el lujoso complejo “Carriage Houses” en Fort Lee, de donde lo desaparecieron la noche del 13 de enero.


Después de varios días de búsqueda, la policía encontró el cadáver en el baúl del BMW. Los atracadores le robaron el celular y las llaves del vehículo, antes de matarlo.


Martínez y Thompson huyeron a Massachusetts al enterarse de que eran buscados por la policía. El primero fue arrestado en Dorcester (Boston) y Thompson en un hotel de Maryland.