ChileChile declaró la noche del martes zona de catástrofe a tres áreas en el sur del país azotadas por incendios forestales en medio de una prolongada sequía, mientras brigadistas de Argentina, Brasil y Uruguay confirmaron su ayuda para combatir los siniestros.


Los incendios afectan a las reservas de bosques nativos y milenarias araucarias de “China Muerta”, “Nalca Lolco” y el “Parque Nacional Conguillio”, en la sureña región de la Araucanía.


Más de 6.000 hectáreas han sido consumidas por los incendios, que tienen una alta probabilidad de extenderse y agudizarse en los próximos días ante las altas temperaturas -más de 30 grados, y vientos de hasta 70 kilómetros por hora.


“A raíz de que se han intensificado las adversas condiciones meteorológicas declararemos zona de catástrofe (…) para facilitar la labor de las autoridades en la contención de los incendios”, dijo el subsecretario del Ministerio del Interior, Mahmud Aleuy.


Las declaración de zonas de catástrofe incluye a los municipios de Melipeuco, Curacautín y Lonquimay.


La lucha contra los incendios ocurre cuando una extensa e inusual sequía golpea al sur de Chile, lo que coincide con una de las temporadas más complejas de incendios forestales.


Ante este adverso escenario, el Gobierno solicitó la colaboración de países vecinos.


El miércoles se unirán “30 brigadistas de Uruguay a los 250 brigadistas que trabajan en la zona. El jueves se sumarán 20 voluntarios de Argentina y el fin de semana está contemplado el arribo de 50 brigadistas provenientes de Brasil”, dijo Aleuy.


En medio de este complejo escenario, el Gobierno informó del despido del jefe a cargo del resguardo y protección de los bosques y reservas naturales (Conaf) en la región de la Araucanía, Mario Acuña.


Las intensas ráfagas de vientos en el sur de Chile han impedido que aviones puedan despegar y combatir los incendios con líquidos retardantes y productos químicos, algo que recién podría ocurrir en los próximos días, admitieron las autoridades.


“Esperamos que el jueves tengamos condiciones climáticas suficientes para que los aviones y helicópteros puedan lanzar los líquidos retardantes”, dijo Aleuy.


“Va a ser difícil contener este incendio hoy y mañana, pero esperamos a partir del jueves controlar efectivamente este incendio”, agregó.


En la temporada 2014-2015, los incendios forestales en Chile han afectado 91.327 hectáreas, muy por encima del promedio de 59.300 hectáreas del último quinquenio, según datos oficiales.