Casa BlancaEl portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest, instó este domingo a Irán a enviar al mundo una “clara señal” de su compromiso con un acuerdo nuclear, mientras EE.UU. y cinco potencias negocian a contrarreloj en Lausana (Suiza) con el régimen iraní.


“Es hora de que los iraníes envíen una clara señal a la comunidad internacional sobre si están dispuestos o no a cumplir los serios requisitos que se requieren”, afirmó Earnest en declaraciones al programa “This Week” de la cadena televisiva estadounidense ABC.


El portavoz del presidente de EE.UU., Barack Obama, insistió en que la República Islámica debe “estar a la altura de su retórica de que no están intentando adquirir un arma nuclear”.


“Por tanto, si pueden asumir esos compromisos, deberían ser capaces de hacerlo antes del final de marzo”, fecha límite que se han dado las partes, señaló Earnest.


Según el portavoz, Obama cree que es posible alcanzar un acuerdo antes de que venza el plazo, “si éste es factible”.


El portavoz hizo esos comentarios mientras prosiguen las conversaciones a contrarreloj entre seis potencias e Irán en Lausana, a fin de alcanzar un acuerdo.


Irán y el Grupo 5+1 (EE.UU., China, Francia, el Reino Unido y Rusia más Alemania) han intensificado sus contactos con el fin de conseguir un acuerdo marco antes del próximo martes, 31 de marzo.


El propio Earnest dijo este viernes que la negociación con Irán es una “prioridad” para el presidente norteamericano, que sigue con mucha atención las conversaciones.


Un pacto con Irán puede suponer el principal logro de Obama en política exterior, incluso por encima de su histórico acercamiento a Cuba, según varios expertos.


La fase final de la cumbre nuclear entre Irán y las potencias comenzó este domingo en Lausana con una reunión entre el secretario de Estado de EE.UU., John Kerry, y su homólogo iraní, Mohamed Yavad Zarif.


El programa atómico iraní lleva en el centro del debate internacional desde 2002, cuando se desveló que Teherán había desarrollado durante años un programa atómico secreto.


Parte de la comunidad internacional sospecha que Irán puede estar ocultando un programa atómico militar bajo el paraguas de un plan con objetivos civiles.


El régimen iraní niega esa acusación y reclama su derecho a usar la energía nuclear con fines pacíficos.