almohadasGeneralmente se piensa que la función de las almohadas es simplemente de comodidad y ya, pero no, estas además contribuyen significativamente a la salud de la persona.


Dependiendo de la calidad y confortabilidad de estas, sin dudas se tendrá un mejor y más reparador sueño, algo vital para la salud de la personas; además se evitan alergias provenientes de los ácaros que suelen concentrarse en ellas, torceduras de cuello, malas posiciones…


Para saber cuándo estamos usando la almohada perfecta, se debe tomar en cuenta no solo lo mullida y cómoda que esta esté, sino cuánto tiempo tiene de uso, esto es igualmente importante.


De acuerdo a expertos del sueño, entre estos Robert Oexman, quien dirige el Sleep to Live Institute y del sitio en Internet The Huffington Post, las almohadas deben usarse durante un tiempo de seis meses, y como máximo, dos años. Añade que nunca se debe comparar con el colchón, cuya vida útil es de entre cinco a diez años.


¿Por qué cambiar las almohadas cada seis meses? Según se refiere al respecto, esto evita compartir cada noche con los ácaros (bichos), sucio y polvo que se concentra en las almohadas con mucho tiempo de uso, lo cual podría ocasionar a las personas múltiples problemas de alergias corporal y nasal, y lo peor, problemas de insomnio.


¿Sabías que… en las almohadas se posan además de la suciedad, grasa y células muertas de la piel? Ahí queda atrapada la suciedad, la grasa y las células muertas de la piel de quienes las usan.


Entre otros problemas que podría ocasionar una almohada muy vieja está el acné, producto de los ácaros que se acumulan en ella. Estos bichos, de los que se dice son de la familia de las arañas, sin posibilidad de que se puedan observar, se acomodan y crecen en los orificios de las almohadas cuando estas tienen más del tiempo indicado.


Según Mark R. Neustrom, de Kansas City Allergy and Asthma Associates, estos ácaros no se pueden ver, pero conviven con la gente. Están no solo en las almohadas, sino también en los colchones, alfombras…


Aunque los problemas de salud que provocan no son tan graves, más bien se trata de alergias, su compañía en la cama no es algo muy agradable.


El tipo de almohada recomendada


Entre los rellenos para almohadas mayormente utilizados se encuentran la fibra, lana, algodón, y la muy costosa y lujosa pluma de ganso. Se usa igualmente el relleno de poliéster, este último muy económico. Sin embargo, a la hora de elegir la almohada de sus sueños, es aconsejable que no escatime en gastos, esta debe ser tanto cómoda como de buena calidad, ya que los beneficios sin duda serán mayores que la inversión en sí.


¿Las de plumas de ganso?


Algunas teorías respecto de este relleno en almohada dicen que no es muy aconsejable, debido a que las plumas en algunos casos podrían no estar bien saneadas.


Fuente: Hoy.com.do