AbinaderEl precandidato presidencial del Partido Revolucionario Moderno (PRM), Luis Abinader, afirmó que la clave para reducir la pobreza y elevar el nivel de vida de la población dominicana es lograr una gestión más eficiente del gasto público, “materia en la que los gobiernos del Partido de la Liberación Dominicana (PLD) se han quemado con notas muy bajas”.


Dijo que el modelo de gobierno aplicado por el PLD, caracterizado por el gasto público irracional, el dispendio y la corrupción administrativa, ha impedido que la tasa de crecimiento que ha registrado la economía dominicana bajo el impulso de un elevado nivel de endeudamiento, haya servido para reducir la inequidad, la pobreza y la indigencia.


El economista y empresario afirmó que el gran reto que afronta el país para la próxima década es lograr una mejoría sustancial en la calidad del gasto público para evitar que siga creciendo la brecha entre un pequeño sector que disfruta condiciones de vida del primer mundo, y una amplia mayoría de la población que vive en condiciones cada vez más estrechas.


“Debemos tomarle la palabra a los expertos del Banco Mundial y de la Comisión Económica de América Latina cuando advierten que para la erradicación de la pobreza se requiere algo más que la expansión del producto interno bruto, tal como ha sucedido en la República Dominicana en los últimos diez años, donde el crecimiento económico no ha tenido ningún impacto en el mejoramiento de las condiciones de vida de la población”, sostuvo.


Indicó que durante la última década la economía dominicana ha crecido muy por encima del promedio del resto de América Latina, pero mientras en la región la pobreza ha disminuido en aproximadamente un 40 %, en el país solo se ha avanzado en un 2 %.


Reafirmó su compromiso de promover una reingeniería del Estado para mejorar la eficiencia administrativa y la calidad de la inversión pública, acompañado de una agresiva política social que incluya entre sus prioridades elevar la calidad de la educación, mejorar la inversión en salud, completar la cobertura del sistema dominicano de seguridad social, reforzar el sistema de seguridad pública y poner en marcha un plan de inversión en obras de infraestructura para mejorar la calidad de vida de nuestras comunidades.