Vuelo Taiwan1


Momentos antes de que el vuelo 235 de TransAsia Airways se inclinara pronunciadamente y cayese a un río, uno de sus pilotos dijo “mayday, mayday, desperfecto en un motor”, según dijo el jueves un funcionario de aviación, que rechazó comentar la posible causa del accidente.


Un “desperfecto en un motor” hace referencia a llamas que se extinguen en la cámara de combustión del motor, de forma que se apaga y deja de propulsar la hélice. Las causas de este fallo podrían incluir una falta de combustible u obstrucción por ceniza volcánica, un pájaro y otro objeto. “Mayday” es una llamada de emergencia internacional.


Al menos 32 pasajeros del avión de turbohélices ATR 72 fallecieron y 15 sobrevivientes resultaron heridos en el accidente ocurrido en la capital taiwanesa, el último de una serie de accidentes protagonizados por aerolíneas asiáticas. Los buzos seguían rastreando el río para dar con los 11 desaparecidos, entre los que están los dos pilotos. Las cajas negras de la aeronave fueron recuperadas durante la noche.


Imágenes de video sobre los últimos momentos del avión en el aire tomadas el miércoles por cámaras en automóviles no parecen mostrar ninguna llama mientras el aparato se inclinaba pronunciadamente, con las alas casi en posición vertical, golpeando el puente de una carretera antes de caer al río Keelung.


Una grabación de audio de las comunicaciones entre el piloto y la torre de control durante el despegue y el breve vuelo, de apenas unos minutos de duración, fue ampliamente emitida. Un funcionario de la Administración de Aeronáutica Civil de Taiwán que se negó a dar su nombre confirmó el jueves el aviso de emergencia a bordo (mayday), pero no dijo cómo podría relacionarse con la causa del choque.


Vuelo Taiwan


Entre los heridos estaba Huang Jin-sun, un pasajero de 72 años que dijo que intentó ayudar a otros viajeros que pasaban apuros en río.


“Vi a otros que se ahogaban”, dijo a la cadena ETTV desde su cama en el hospital general Tri Service de Taipei. “Si no me movía lo suficientemente rápido como para ayudarles, pronto estarían muertos”.


Sospechó que el vuelo tenía problemas desde el principio.


“Sentí que algo no estaba bien después de que el avión despegó”, dijo. “Le dije a las mujeres sentadas a mi lado que se abrochasen el cinturón, se agarrasen al asiento y cubriesen la cabeza. Justo acabé de decirlo y el avión se cayó”.


Unos 10 buzos del departamento de bomberos de Taipei estaban buscando más cuerpos que podrían estar en el fondo del frío río. Con ayuda de una grúa, el miércoles por la noche se remolcó la parte posterior del avión hasta la orilla. El fuselaje del jet, que en su mayoría fue desmantelado por herramientas hidráulicas de los rescatistas, fue colocado en la orilla del río junto al equipaje recuperado.


A mediodía del jueves, alrededor de una docena de familiares de víctimas taiwanesas se acercó a la zona para celebrar ritos funerarios tradicionales. Acompañados por monjes budistas hicieron sonar campanas de mano, se inclinaron hacia el río y sostuvieron inscripciones realizadas en pedazos de tela atados a piezas de bambú que se supone que guiarán a los espíritus de los muertos al descanso.


Familiares de algunos de los 31 pasajeros de nacionalidad China llegarán a Taipei la tarde del jueves en un vuelo fletado.


El presidente de Taiwán, Ma Ying-jeou, visitó el jueves los hospitales de la capital para seguir la recuperación de los heridos y pasó por la morgue para consolar a los familiares que examinaban los cuerpos de las víctimas, dijo su oficina.