Tras los múltiples hechos protagonizados por un reducido número de radicales musulmanes, en el mundo se ha gestado cierta hostilidad sobre la religión y sus practicantes en general. En repuesta a esto, un grupo de jóvenes realizó un curioso experimento.


Se trata de un proyecto denominado “Blind Trust” (Confianza ciega), un experimento social donde se mide cómo se comporta el colectivo frente a una persona seguidora del Islam. La prueba consiste en probar el nivel de confianza frente a un islamista, a través de un abrazo.


Los resultados del proyecto, difundidos por la web, son realmente conmovedores y fungen como un llamado a la reflexión acerca de la discriminación a causa de la religión.