Año Nuevo Chino


China inició hoy el gran “éxodo” festivo por la celebración del Año Nuevo lunar, que se espera que este año conlleve, según las autoridades, unos 2.800 millones de desplazamientos, la mayor movilización poblacional del mundo.


La campaña del también llamado Festival de Primavera, principal fiesta del país, llevará de vuelta a casa a millones de chinos que viven lejos de sus hogares, para despedir el año del caballo y comenzar el de la cabra junto a sus familiares y amigos.


El Año Nuevo Chino también es una ocasión para el turismo, pese a que gran parte de los que viajan en esas fechas son trabajadores o universitarios que desarrollan su actividad fuera de su localidad natal.


Aunque el cambio de año tendrá lugar en la noche del 18 al 19 de febrero -el Año Nuevo Chino sigue el calendario lunar y cae cada año en diferentes fechas-, la temporada alta, conocida en mandarín como “Chunyun”, comprende 40 días y finalizará el próximo 15 de marzo.


Según las previsiones del Ministerio de Transporte de China, el volumen de desplazamientos de este año será un 3,4 % superior al del año pasado y se espera que los viajes en ferrocarril sean los que más crezcan, alrededor de un 10 %.


Sólo el aeropuerto de Pekín acogerá un tráfico de casi diez millones de personas durante esta campaña.


A pesar de la continua renovación y ampliación de las infraestructuras del gigante asiático de los últimos años, el creciente número de desplazamientos del Año Nuevo Chino pone a prueba anualmente el sistema de transportes del país.


El portavoz del Ministerio de Transportes Xu Chengguang advirtió recientemente que las infraestructuras chinas podrían sufrir “estrés” en los próximos días, ya que los ciudadanos nunca habían tenido tanta capacidad económica ni interés por viajar como ahora.


Además, desde principios de enero, la policía del país asiático ha detenido a más de 2.500 personas por revender billetes de tren, en una época en la que los asientos y camas de este transporte se acaban rápidamente por ser la manera más barata de volver a casa.


Un total de 416 personas han sido detenidas acusadas de robos en trenes en China en lo que va de 2015 y el Ministerio de Seguridad Pública ha anunciado que reforzará las patrullas policiales en trenes, especialmente en puentes y túneles, ante la temporada alta.


Otra preocupación de las autoridades chinas es la contaminación provocada por la gran cantidad de petardos que se lanzan, una tradición estrechamente ligada al Año Nuevo Chino, o por el incienso que se quema en algunos pueblos.


El Ministerio de Protección Medioambiental del país asiático recomendó a los gobiernos locales a que tomen medidas para reducir la polución como limitar el lanzamiento de petardos o controlar que se vendan cohetes poco contaminantes en caso de que las condiciones meteorológicas no favorezcan la dispersión del humo que provocan.