Pamela A Pamela Sued le ha tocado cargar en sus hombros el gran legado que dejó la figura de la comunicación más emblemática del país, Freddy Beras Goico.


Para suerte suya o no, contó con el privilegio de iniciar a su lado, y tras su muerte, continuar con un espacio que estaba concebido a imagen y semejanza de Freddy. Quizás fue la prueba de fuego más difícil que ha asumido en toda su carrera.


Junto a su esposo, Giancarlo Beras (hijo de Freddy), ha tenido que dejar atrás los recuerdos que la ataban al comunicador y que no le permitían seguir experimentando los cambios naturales que les ofrece la vida.


A ellos les costó cerrar la oficina, en Gazcue, en donde por años Freddy producía sus programas de televisión, despachaba y atendía docenas de casos a personas necesitadas.


“No era fácil para nosotros entrar a esa oficina y tener que compartir con sus recuerdos, tener que drenar cada detalle, cada imagen, era muy doloroso. En esa oficina estaba su presencia, por eso, fue de mucho alivio abrir un nuevo local y comenzar de nuevo”, sostuvo.


La vida seguiría para la pareja que ha encontrado en la televisión su sustento. Es así que cuando la dirección de Color Visión le planteó un cambio de horario por su mente pasaron muchas cosas, incluyendo la salida del aire del programa.


Pero, como dice el refrán “Dios sabe cómo mueve sus fichas”, llegar a un nuevo horario (11:00 p.m.) le permitió presentar una producción muy parecida a ella, en la que puede desinhibirse en las entrevistas y hablar de la actualidad en su manera con parodias o diálogos aderezados de humor negro.


Pamela viví momentos muy difíciles
En esta nueva entrega del programa “Sigue la noche” Pamela Sued se siente identificada. Aquí no tiene que asumir poses para expresar lo que siente, ni cómo lo siente; y es gracias a este estilo de la producción que enfrenta, por primera vez, las fuertes críticas de sus seguidores cuando en una parodia, en la que imitaba lo sucedido en una controversial entrevista a Venya Carolina, el público se descargó en reclamos, consejos, críticas y comentarios despectivos.


Un momento difícil para Pamela, hija de un importante comunicador, José Guillermo Sued, y apoderada de un legado comunicacional, el cual la gente entiende debe de cuidar.


“El 2015 arrancó con turbulencias, con muchas sacudidas, experiencia que asumo como parte del crecimiento y aprendizaje. No todo en la vida es color rosa y a mí me tocó llegar a once años para vivir una controversia”.


No había pasado una semana de aquella desafortunada parodia cuando un importuno comentario en su cuenta de Twitter @pamsued provocó la ira de muchos porque su comentario resultaba ofensivo para el pueblo colombiano.


“Fueron días muy difíciles. Me sentí muy apenada y hubo momentos en que me sentí muy mal. Hay un sentimiento de impotencia porque lo que tú digas o hagas se tome por el lado que no es, eso para mí es terrible. En ninguno de los dos escenarios mi intención fue ofender, ni maltratar, ni humillar a nadie. Lo de Venya se hizo porque entendíamos que el formato del programa lo aguantaba y el tuit de Colombia fue algo que muchos en nuestras casas pensamos, pero yo lo tuitié, sin medir la dimensión de las redes, ni las consecuencias”.


Para la joven comunicadora el apoyo de su familia y de sus verdaderos amigos fue vital para no caer en un momento en donde, no por algo bueno, te conviertes en el tema del día.


“La opinión de mi papá es vital”
“La opinión de mi papá para mí es muy importante y lo que me dijera iba a ser vital para yo seguir adelante. En ese momento sentía miedo de lo que me pudiera decir, y yo no quería hablar con él, pero cuando me llamó, sus palabras me tranquilizaron porque me hizo ver que yo no había hecho nada malo y sus palabras fueron como un bálsamo”.


La semana pasada volvió a ser noticia cuando los dominicanos amanecieron con la información de que se encontraba ingresada en una clínica de la capital, fruto de un problema estomacal. En LISTÍN DIARIO esta información se convirtió en la noticia más leída durante dos días, evidenciando el interés que tiene su persona, en estos momentos, dentro de la sociedad.


“Creo que este interés se debe también a la revolución de las redes sociales, el público ha tenido la oportunidad de tener más acceso a la vida de nosotros, siempre uno dándole a las personas hasta el punto que uno quiere mostrar”, señaló.


Para Pamela, también, el cambio del programa ha tenido mucho que ver, ya que en esta nueva producción se muestra como una mujer más auténtica “y que ya no soy la niña que veían en televisión al lado de don Freddy”.


“Sigue la noche” lleva siete meses con su nuevo formato, y según relatara, los resultados han sido increíbles. “Yo creo que nos atrevimos a volar con alas propias, eso tiene un mérito y un riesgo. En estos momentos la televisión es un negocio muy difícil, hay que involucrarse en todo y es un reto de todos los días tener un contenido atractivo es sumamente difícil”. La joven dijo vivir a plenitud esta nueva etapa, en donde ha encontrado el respaldo del público.


Fuente: Listin Diario