Ucrania


Los ministros de Exteriores de la Unión Europea respaldarán mañana más sanciones contra rusos y ucranianos prorrusos por desestabilizar Ucrania, cuando los líderes de Francia y Alemania han intensificado los esfuerzos diplomáticos por frenar el conflicto, y debatirán sobre medidas antiterroristas.


Los ministros están llamados en un consejo a dar el visto bueno a incluir en la lista de sancionados a otras 19 personas y nueve entidades a los que consideran responsables de desestabilizar Ucrania y amenazar su integridad territorial y soberanía, para lo que ya hay un acuerdo a nivel de embajadores.


En su última reunión del 29 de enero, los ministros acordaron pedir al servicio que dirige Federica Mogherini que trabajara en la ampliación de la lista ante el repunte de la violencia por los enfrentamientos entre las fuerzas ucranianas y los separatistas prorrusos en el este del país y el incremento de víctimas civiles.


Entonces, instaron también a la Comisión Europea y al Servicio de Acción Exterior a realizar más trabajos preparatorios de “acciones apropiadas” enfocadas a “garantizar una implementación rápida y global de los acuerdos de Minsk”, llamados a detener el conflicto armado entre el Gobierno de Kiev y los separatistas prorrusos.


Por el momento, la lista negra contiene ya a 132 personas y 28 entidades a las que la Unión Europea (UE) ha congelado sus activos y ha prohibido la entrada a territorio comunitario.


Estas nuevas medidas restrictivas serán previsiblemente aprobadas por los ministros “pase lo que pase” en la misión diplomática emprendida por la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, François Hollande, por rebajar la tensión en la crisis.


Los dos líderes han consultado por separado al presidente de Ucrania, Petró Poroshenko, y al de Rusia, Vladímir Putin, a fin de elaborar un plan para tratar de lograr una solución política.


El Gobierno alemán anunció hoy la celebración de una cumbre en Minsk (Bielorrusia) el próximo miércoles con participación de Rusia, Ucrania, Alemania y Francia para abordar un paquete de medidas que pongan freno a la violencia en el este de Ucrania.


Fuentes comunitarias aseguraron que la labor de estos dos países se ve con buenos ojos desde el Servicio Europeo de Acción Exterior y que Mogherini, jefa de la diplomacia de la UE, “los ha apoyado porque quiere la estabilidad”.


“Que dos Estados miembros estén en primera línea para intentar que las cosas evolucionen sobre el terreno, no me molesta”, dijo un alto funcionario europeo, quien agregó que “si estos esfuerzos funcionan, todo el mundo se alegrará”, aunque reconoció que algunos Estados miembros como Polonia tienen “dudas” sobre esa negociación.


Preguntadas por la posibilidad de que algunos países decidan entregar armas a los ucranianos para combatir con más eficacia a los rebeldes, la fuente recordó que el embargo de armas comunitario que pesaba sobre el Gobierno del anterior presidente ucraniano, Víktor Yanukóvich, ya fue levantado el año pasado, de manera que “la exportación de armas depende de la soberanía de los países”.


“Cada país es libre de decidir lo que quiere hacer con Ucrania”, dijeron, a la vez que consideró “legítimo” el debate sobre si la entrega de armas a Ucrania podría incrementar la tensión en el conflicto.


Por otra parte, fuentes diplomáticas consideraron que la situación en Ucrania “es cada vez más una cuestión para los líderes” de la UE, que tratarán el asunto en la reunión informal que celebrarán el jueves en Bruselas.


Los ministros también prevén el lunes dar su apoyo a las negociaciones que dirige en Ginebra el enviado especial de la ONU para Libia, el español Bernardino León, para llegar a una solución política a la crisis en Libia, e instarán a que se sumen a las conversaciones más partes implicadas y representantes del país.


Asimismo, abordarán la situación en Yemen y llamarán al país a alcanzar a un acuerdo político para culminar su transición y expresarán su preocupación por los atentados terroristas en el país.


Los ministros también serán informados por Mogherini sobre la estrategia regional para Siria e Irak adoptada por sus servicios y la Comisión Europea, en la que se alude a la amenaza que supone el grupo terrorista Estado Islámico (EI), que actúa en esos países.


En ese contexto, los ministros almorzarán con el coordinador antiterrorista de la UE, Gilles de Kerchove, para estudiar las medidas que pueden impulsar los Veintiocho contra esa amenaza desde la perspectiva de la política exterior.


Concluirán su reunión con una discusión en profundidad sobre las relaciones con África -incluido el aspecto de paz y seguridad-, y aprobarán conclusiones sobre el grupo terrorista Boko Haram, Nigeria, la República Centroafricana y Mali.