Obama


El presidente estadounidense, Barack Obama, telefoneó hoy a su homólogo ruso, Vladímir Putin, para discutir “la escalada de violencia en el este de Ucrania” y el “continuo apoyo” a los separatistas prorrusos por parte de Rusia.


“El presidente Obama subrayó el creciente número de pérdidas humanas en la lucha y recalcó la importancia de que el presidente Putin aproveche la oportunidad presentada por las actuales conversaciones entre Rusia, Francia, Alemania y Ucrania para alcanzar una solución pacífica”, indicó un escueto comunicado divulgado por la Casa Blanca.


Asimismo, el presidente estadounidense reiteró a Putin el apoyo de EE.UU. “a la soberanía e integridad territorial de Ucrania”.


Por ello, aseguró que si Rusia continúa “sus agresivas acciones en Ucrania, incluido el envío de tropas, armas y financiación en apoyo a los separatistas, los costes para Rusia crecerán”, en referencia a las sanciones económicas impuestas por la Unión Europea (UE) y EE.UU.


La llamada del mandatario estadounidense se produce poco después de que Ucrania y los separatistas prorrusos acordaran hoy un alto el fuego y la retirada del armamento pesado durante las negociaciones de paz celebradas en Minsk, Bielorrusia, con la mediación de Rusia y de la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE).


Estas conversaciones son el preludio a la cumbre entre Ucrania, Rusia, Alemania y Francia que se celebrará mañana, miércoles, en la capital bielorrusa, y que se considera clave para encontrar una solución duradera.


Horas antes de conversar con Putin, el presidente estadounidense había conversado con el presidente de Ucrania, Petró Poroshenko, a quien trasladó su “fuerte” apoyo a las actuales negociaciones de paz.