Beba


La revista Hong Kong Medica Journal dio a conocer en estos días un inusual caso que ocurrió en 2010, donde un equipo de médicos halló dos fetos dentro de una recién nacida.


En ese momento, los especialistas advirtieron que la nena de apenas tres semanas de vida tenía gemelos. Los fetos estaban unidos por cordones umbilicales. Cada uno tenía cuatro miembros, piel, costillas, intestinos y tejido cerebral primitivo.


Según la ginecóloga Yu Kai-man “los gemelos son hijos de sus padres. Sencillamente se ha producido una fertilización errónea”. La profesional dijo que es “absolutamente imposible” que la bebé haya podido fecundar y dar a luz a sus hermanos. La beba fue operada para extraerle los fetos que pesaban 14,2 y 9,3 gramos.


“Eran casi imposibles de detectar durante el control prenatal, ya que el embrión dentro del bebé era demasiado pequeño. Puesto que es imposible que la niña haya concebido el embarazo por su cuenta, la fertilización pertenece a los padres”, reiteró Kai-man.


Por su parte la bebé se recuperó exitosamente de la operación y ahora los médicos están investigando porque se formaron los feto,s aunque aclararon que necesitarán de varios casos similares y de mucha observación para arribar a un entendimiento científico.


El “fetus in fetu” suele producirse por un fallo en la formación del cigoto antes de la formación del embrión, lo que conlleva que rara vez tenga órganos internos funcionales. Estos casos se dan cada 500.000 nacimientos y se define como un humanoide que no tiene órganos internos funcionales.