Victimas


Hace días que no dejan de llegar al hospital de Artemivsk heridos de la última escalada en el conflicto de Ucrania.


Unos en ambulancia, otros en camilla y hasta algunos caminando pese a las heridas, todos vienen de la batalla por Debaltseve, la ciudad vecina que los separatistas rebeldes están intentando tomar.


“Se pasan el día disparando, cohetes o cualquier munición que tengan”, comenta Alexander Verushkin, soldado herido que describe la feroz batalla de los últimos días.


Las tropas ucranianas responden aunque Alexander reconoce que ha visto señales de que están teniendo dificultades.


“Si nos dieran el equipamiento, ganaríamos”, asegura. Pero donde fue desplegado, sólo disponían de un vehículo, el resto estaba averiado.