Mano De Obra


En el primer semestre de 2014, la población de nacionales haitianos en República Dominicana ascendía a 237,843 personas, de las cuales 157,562 se encontraban ocupadas en los sectores formales e informales de la economía, según los informes estadísticos del Observatorio del Mercado laboral Dominicano (OMLAD), del Ministerio de Trabajo.


El OMLAD explica que sus informes se basan en los resultados de la Encuesta Nacional del Mercado de Trabajo que en los meses de abril y octubre realiza el Banco Central.


El OMLAD desglosa la población en función de la nacionalidad, bajo las siguientes categorías: “nativa”, “haitiana” y “no haitiana”. Se puede interpretar que esta clasificación busca destacar la mano de obra haitiana en República Dominicana por su mayor importancia económica y social para el país.


Durante el primer semestre de 2014, el resto de la población ocupada de otras nacionalidades ascendía a 26,816 trabajadores, de un total de residentes en el país de 74,283 personas.


Las estadísticas del OMLAD, que comprenden el periodo 2000- 2014, revelan que durante esos años la mano de obra haitiana ha incrementado su importancia en el mercado laboral dominicano, al crecer 445%, muy superior a la tasa de crecimiento de la dominicana (35%) y de las de otras nacionalidades (41.3%).


Con su trabajo, los inmigrantes haitianos aportan al PIB dominicano a través de los sectores de la construcción (de obras públicas y privadas), servicio y agropecuaria, en el mercado formal e informal.


“La inmigración de Haití beneficia a la economía de la República Dominicana, ya que ofrece a las empresas del país una fuerza laboral joven y con salarios relativamente bajos”, afirma el Banco Mundial, en su informe “Haití y República Dominicana: más que la suma de las partes”.


De acuerdo con el informe, los trabajadores haitianos ganan el 60% de lo que gana el promedio de los dominicanos. Revela que en el sector agrícola, donde se emplea una gran cantidad de inmigrantes haitianos, el salario promedio que reciben es la mitad del que reciben los trabajadores dominicanos.


Al primer semestre del 2014, la tasa de desempleo ampliada de la población económicamente activa de nacionalidad dominicana era de 15.20%. En cambio, esa tasa de desempleo para los trabajadores inmigrantes haitianos era de 8.55%.


El 20 de febrero pasado, la Confederación Patronal de la República Dominicana (Copardom) publicó un espacio pagado en los medios impresos en el que afirma que el sector empleador “expresa su preocupación” ante el escaso número de expedientes que se han podido someterse para ser evaluados en el marco del Plan Nacional de Regularización de Extranjeros en Situación Migratoria Irregular.


La Patronal atribuye la responsabilidad de esos atrasos a las autoridades haitianas que supuestamente han mostrado lentitud para emitir los documentos a sus nacionales.


En su comunicado, Copardom resalta “los esfuerzos realizados por empleadores dominicanos, algunos de los cuales (…) han cubierto la totalidad de los costos asociados a la emisión de la documentación oficial haitiana”. En juego está una mano de obra barata.