Empleo


La Comisión Europea (CE) propuso acelerar la puesta en práctica de la iniciativa de empleo juvenil avanzando 1.000 millones de euros para este mismo año, informó la comisaria europea de Empleo, Marianne Thyssen.


“Nuestros jóvenes necesitan trabajos y los necesitan ya. Es inaceptable que hoy en día uno de cada cinco jóvenes no encuentren un trabajo”, dijo Thyssen en una conferencia de prensa en Bruselas.


Según la CE, su iniciativa “aumentará hasta 30 veces la prefinanciación para impulsar el empleo juvenil y ayudará hasta a 650.000 jóvenes a conseguir un trabajo con más rapidez”.


Thyssen destacó que ha propuesto acelerar estos fondos porque los Estados miembros “están experimentando dificultades para poner en marcha medidas sobre el terreno debido a las limitaciones presupuestarias”, según dijo “más de las que habían previsto”.


Esta medida “facilitará los pagos” y mejorará las capacidades y posibilidades de encontrar un trabajo de aquellos jóvenes que ni tienen un empleo ni siguen ninguna formación.


“Vamos a intentar ofrecer un estímulo para que se aprovechen al máximo estos fondos, y que se gasten más rápidamente”, dijo Thyssen.


Recordó que “ya no exigimos la cofinanciación a los Estados miembros cuando recurran a las partidas presupuestarias de empleo juvenil”.


En el marco de la llamada garantía juvenil, los Estados miembros se han comprometido a ofrecer a los jóvenes menores de veinticinco años, en el plazo de los cuatro meses siguientes a que abandonen la escuela o pierdan un empleo, una colocación de calidad, un puesto de prácticas o una posibilidad de formación, recordó la CE.


Los Veintiocho han presentado sus planes de aplicación de la garantía juvenil y están en fase de poner en marcha actuaciones concretas.


La propuesta de aumentará el porcentaje de financiación previa de la iniciativa sobre empleo juvenil en su dotación presupuestaria de 2015 desde el 1 o el 1,5%, hasta el 30%, dijo la CE.


Así, los países que se beneficien de esta iniciativa podrán recibir un tercio de los 3.200 millones de euros que le han sido asignados inmediatamente después de la adopción de los programas operativos.