Israel's Prime Minister Benjamin Netanyahu delivers joint statements with U.S. Secretary of State Hillary Clinton in Jerusalem


El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, afirmó hoy que los atentados contra judíos en suelo europeo continuarán y que Israel se preparara para una ola migratoria a raíz de esta violencia.


“El terrorismo extremista islamista ha vuelto a golpear en Europa, esta vez en Dinamarca (…) Judíos han vuelto a ser asesinados en suelo europeo sólo por el hecho de ser judíos y esta ola de ataques terroristas -que incluye ataques asesinos antisemitas- se espera que continúe”, afirmó al iniciar hoy la reunión semanal con su Consejo de Ministros.


Netanyahu transmitió sus “condolencias al pueblo danés y a la comunidad judía en Dinamarca” por los dos ataques de ayer en Copenhague, el segundo de ellos contra una sinagoga y en la que murió un vigilante judío.


El primero, horas antes, se produjo durante un debate sobre los límites de la libertad de expresión, y en él murió otra persona.


Tal y como hiciera el mes pasado tras los atentados de París, el primer ministro israelí recalcó que “los judíos merecen protección en cada país (en el que viven)”, pero “decimos a nuestros hermanos y hermanas: Israel es vuestro hogar”.


“Estamos preparando y exhortando a la inmigración masiva (de judíos) desde Europa. Me gustaría decirles a los judíos europeos y a todo judío allá donde se encuentre: Israel es el hogar de cada judío”, insistió.


Según un informe gubernamental, más de 11.000 judíos franceses se interesaron el pasado mes de enero por emigrar a Israel, como consecuencia del atentado contra un supermercado de esta comunidad que costó la vida a cuatro de sus miembros.


El ataque de ayer en Copenhague contra una sinagoga coincide con un plan del Gobierno israelí para alentar a las comunidades judías de Francia, Bélgica y Ucrania a que se radiquen en este país y para el que se han destinado cerca de 47 millones de dólares (unos 40 millones de euros).