modeloLa Policía y el Ministerio Público investigan la muerte de una modelo de 24 años residente en Santo Domingo, que murió supuestamente cuando se sometía a una cirugía con fines de adelgazar y dar una sorpresa a su novio.


De su lado, el reconocido médico y abogado, representante legal del Instituto de Adelgazamiento Estética del Cuerpo y Ginecología (Idamec), Aulio Collado manifestó al Listín Diario que la fenecida hasta el mes de diciembre de 2014 se mantenía visitando el centro y que siempre salía satisfecha.


No obstante, expresó que la mujer volvió a la clínica, alegando que no se sentía satisfecha como tenía los glúteos y que el cirujano plástico y otros médicos la evaluaron con todo el protocolo que exige el Ministerio de Salud Pública.


Collado Anico manifestó que en este caso, la joven acudió a tratarse una simple descongelación a través de una gelatina que se había colocado en la parte glútea y que le había quedado muy mal.


“Ella era amiga personal de casi de todo el que trabaja en la clínica, desde octubre del 2014 para acá hizo vínculos de amistad muy fuerte”, insistió.


Asimismo, Collado expresó que los médicos le han expresado, que no se trataba de una cirugía, sino de un proceso de rayo laser para hacerle una apertura para que drenara la gelatina que se había puesto en los glúteos, con la intención de que una vez hecho el procedimiento sería despachada a su casa.


“Ese procedimiento se realizó al atardecer y como ella es de la capital, andaba sola y era una persona de confianza, entonces se decidió que amaneciera allá(en el centro de salud), proclamó.


El médico y abogado refirió que en octubre luego de practicársele la primera cirugía reconstructiva, quien amaneció con la hoy occisa fue su padre y que ambos se fueron muy satisfechos.


Collado declaró que el padre de la mujer expresó muchas palabras en contra del centro y de los médicos, pero que ellos son respetuosos, por que reconocen que el momento que está viviendo al perder su hija es difícil.


Por igual agregó que a ningún médico le gustaría que le pase algo malo a un paciente que tiene en sus manos. Sin embargo, expresó que como médico en ejercicio por cerca de 40 años. Reconoce que por razones científicas y de oficio, a los galenos les pueden ocurrir ese tipo de cosa.


Para Aulio Collado, es probable que la joven al levantarse de la cama, ya con la receta en la mano y que estaba esperando que alguien la llevara a una parada de autobús de los que viajan desde Santiago a la capital, pudo haber tenido un evento de embolia, que le puede pasar a cualquier persona, que se someta incluso hasta a una simple cirugía de extraerle una pieza dental.


Subrayó que ella expresó que se sentía un poco mareada, se le aplicaron todos los medicamentos para ver si se trataba de un shock ala perlático a un analgésico que los médicos podían pensar que se le puso momento antes.


“Al no responder, entrar en taquicardia, sudoración y dificultad respiratoria marcada, los médicos de la clínica que está acreditada como de atención de segunda, en el sentido de que no hay intensivo y otras facilidades, advirtieron y está establecido en el protocolo y la enviaron a un centro de especialidad, donde hay de todos”. Comentó.


Collado comentó que la hoy occisa llegó a la emergencia del centro donde fue transferida consiente y conversando, pero que de la Unidad de Intensivos la sacaron por que sufrió un paro respiratorio y antes de la hora experimentó otro que le provocó la muerte.