Fiscales


Fiscales y políticos opositores encabezarán este miércoles una gran marcha de silencio a un mes de la misteriosa muerte de un fiscal que acusó a Irán del atentado antisemita de 1994 y a la presidenta Cristina Kirchner de amparar a los sospechosos.


El gobierno repudió el mitin por considerarlo parte de una maniobra “golpista” y sostuvo que la denuncia del fallecido fiscal Alberto Nisman contra Kirchner es un intento de involucrar al país en el conflicto de Medio Oriente.


El origen del caso, envuelto en una maraña judicial y política, es la explosión que destruyó hace casi 21 años la mutual judeo-argentina AMIA, con un saldo de 85 muertos y 300 heridos.


Nisman apareció muerto en el baño de su apartamento el 18 de enero, con un disparo en la cabeza de una pistola calibre 22 prestada por un colaborador. Había una sola vaina servida en el suelo y su cadáver obstruía la puerta.


“Estimamos que habrá 300.000 personas” en la marcha que irá del Congreso a la Plaza de Mayo frente a la Casa de Gobierno, informó la policía metropolitana.


La exesposa del fiscal, la jueza Sandra Arroyo Salgado, que la semana pasada pidió no politizar el caso, confirmó el martes que marchará con las dos hijas que tuvo con Nisman, de 15 y 7 años.


En Argentina casi nadie cree en la hipótesis del suicidio. Nisman había acusado a Kirchner cuatro días antes y en la mañana siguiente a su muerte debía justificar la denuncia ante el Congreso.