Yihadista


El yihadista del Estado Islámico (EI) conocido como “John”, identificado como el británico Mohammed Emwazi, recibió terapia en la escuela para controlar su agresividad, ya que siempre se peleaba con los compañeros, según una maestra.


Mohammed Emwazi, que apareció en los vídeos que divulgó el EI sobre la decapitación de rehenes occidentales, fue alumno del colegio Quintin Kynaston, al noroeste de Londres.


En unas declaraciones a la BBC, la maestra, cuyo nombre no ha sido facilitado, dijo que el chico necesitaba ayuda para controlar sus emociones, pero su temperamento mejoró tras la terapia.


Pese a todo, la docente afirmó que Emwazi era un alumno “adorable”, con gran interés por tener éxito en la vida.


“Veíamos que se enfadaba y trabajamos en ello. Le llevaba mucho tiempo calmarse, así que trabajamos mucho como escuela para ayudarle con sus enfados y a controlar sus emociones”, afirmó la maestra.


“Pareció dar resultado. Respetó todo el trabajo que se hizo por él en nuestra escuela”, añadió la docente, que puntualizó que el chico no procedía de un entorno familiar difícil y que dejó el colegio con buenas notas.


Emwazi, nacido en Kuwait, tiene nacionalidad británica y era conocido por los servicios de seguridad del Reino Unido, según los medios del país.


Apodado “Yihadista John”, este miembro del EI fue visto por primera vez en unas imágenes divulgadas por el EI a través de internet el pasado mes de agosto, cuando apareció en el vídeo del asesinato del periodista estadounidense James Foley.


El “Yihadista John” también fue visto en vídeos emitidos por el EI cuando decapitó al también periodista estadounidense Steven Sotloff, al cooperante británico David Haine, al taxista británico Alan Henning y al cooperante estadounidense Abdul-Rahman Kassig.


El caso de Emwazi, de 27 años, llamó la atención al escuchársele hablar en los vídeos con fuerte acento británico y porque se le vio colocar un cuchillo en el cuello de los rehenes, a punto de decapitarles, antes de que se cortasen las imágenes.


El mes pasado, fue visto en el vídeo en el que aparecieron los rehenes japoneses Haruna Yukawa y Kenji Goto, antes de que éstos fuesen asesinados por el EI.


El Gobierno británico ha expresado su preocupación por los casos de jóvenes musulmanes que viajan a Siria para unirse al EI.


El último caso es el de tres adolescentes de entre 15 y 16 años, que viajaron recientemente a Turquía para pasar después a Siria.