Volcan


Estamos acostumbrados al ver en las filmaciones que cuando un volcán entra en actividad brota de él esa lava roja ardiendo. Eso sucede en la mayoría de los volcanes en el mundo, pero no en este donde la naturaleza nos sorprende con un espectáculo de lava azul.


Kawah Ijen está ubicado en Indonesia, junto con muchos otros volcanes. La caldera donde se encuentra alberga un cráter de 1 km de ancho de color turquesa por donde se fugan constantemente gases sulfurosos.


Por la noche los gases calientes emiten un resplandor azul que únicamente aparece en Kawah Ijen.Los gases emergen desde las grietas del volcán a gran presión y temperatura (hasta 600ºC) y cuando entran en contacto con el aire, se inflaman y generan llamas de hasta 4.9 metros de alto.


Algunos gases se condensan en azufre líquido y continúa ardiendo a medida que fluye por las laderas, dando la sensación de que hay lava azul fluyendo.


En este cráter también se extraen los gases sulfúricos para obtener azufre. Los trabajadores atrapan los gases sulfúricos y los canalizan a través de una red de tuberías de cerámica, donde se condensan en azufre fundido.


El azufre, que se torna rojo cuando se funde, fluye lentamente desde las tuberías hasta el piso, donde se convierte en amarillo una vez que se enfría. Luego los mineros rompen el material ya enfriado en grandes trozos y lo transportan a la refinería cercana. Un minero de Kawah Ijen puede ganar hasta U$S 13 al día en este peligroso trabajo.


Definitivamente un muy arriesgado trabajo. Pero el paisaje que se disfruta es hermoso. Porque como siempre la naturaleza no es monótona y siempre igual en todas partes del mundo, debido a ubicaciones y climas específicos siempre hay algo diferente que descubrir.


Aunque mi peor pesadilla es estar cerca de esa lava hirviendo, no deja de ser lindo verla en ese color azul en medio de la montaña.