Japon


El primer ministro nipón, Shinzo Abe, afirmó hoy que reforzará las medidas antiterroristas de cara a la celebración de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, tras las amenazas lanzadas contra Japón por el grupo yihadista Estado Islámico (EI).


“Estamos trabajando estrechamente con la comunidad internacional para recopilar y analizar información, con el objetivo de detectar en una fase temprana cualquier señal de amenaza”, afirmó Abe en intervención en la Cámara Baja nipona.


Además, Japón “ha reforzado los controles fronterizos para evitar que los terroristas puedan entrar en el país” y ha incrementado la seguridad en “infraestructuras clave” como los aeropuertos y otras instalaciones de transporte, según el primer ministro.


Abe se pronunció así al ser cuestionado sobre las medidas que ha puesto en marcha el Gobierno para garantizar la seguridad en la cita deportiva internacional, después de la reciente crisis de los rehenes.


El pasado 20 de enero, poco después de que el primer ministro nipón anunciara una donación de 200 millones de dólares para los países que acogen a los refugiados que huyen del avance del EI, el grupo yihadista exigió esa cantidad a cambio de no asesinar al periodista Kenji Goto y al emprendedor Haruna Yukawa.


El grupo finalmente ejecutó a ambos y en su último vídeo acusó a Abe de haberse embarcado en “una guerra que no se puede ganar” y amenazó con asesinar a ciudadanos nipones “dondequiera que estén”.


En su comparecencia de hoy, el primer ministro nipón volvió a defender la gestión de la crisis por parte de su Gabinete y afirmó que, aunque el resultado fue “lamentable”, la labor del Consejo Nacional de Seguridad fue la adecuada.