Drone


La presencia de drones en diversos lugares del cielo de París, prohibido al tráfico aéreo, es un asunto “muy serio”, según el portavoz del Ejecutivo francés, Stéphane Le Foll, quien sin embargo señaló que no debe despertar preocupación en la población.


“No hay que inquietarse, pero si mantener una vigilancia, es un asunto que nos tomamos muy en serio”, aseguró Le Foll pocas horas después de que, por segunda noche consecutiva, fueran avistados estos aparatos no tripulados en diversos puntos de la ciudad.


El portavoz del Gobierno señaló tras el Consejo de Ministros que hay una investigación abierta y que se hará lo posible para “encontrar a los autores de estos vuelos”. “No es un asunto fácil, todo el mundo puede usar un dron, hacerle volar. Pero no vamos a tomarnos esto en broma”, dijo.


Le Foll señaló que este tipo de casos se ha registrado en otros lugares del mundo y recordó que tanto la Casa Blanca como la Cancillería alemana también han sido sobrevolados por aviones no tripulados.


Algo que también sucedió en el Elíseo, sede de la jefatura del Estado francesa, el pasado 20 de enero. Pero en los dos últimos días se trata de una serie de aviones detectados en diversos puntos de la ciudad.


Esta madrugada, los drones fueron avistados cerca de la céntrica plaza de la Concordia, en uno de los extremos de los turísticos Campos Elíseos y junto a la Embajada de Estados Unidos.


A diferencia de lo que sucedió la noche anterior, en esta ocasión la policía logró grabar a los aparatos. También fueron avistados en zonas periféricas del norte de la ciudad y en el municipio vecino de Issy-les-Moulineaux, al sur.


El primer día fueron vistos en lugares emblemáticos como la torre Eiffel, el palacio de los Inválidos o la plaza de Bastilla.


La Fiscalía abrió ayer una investigación por vuelo de zonas prohibidas, que fue encargada a la brigada de transporte aéreo de la Gendarmería. El cielo aéreo de París está cerrado a todo tráfico aéreo desde 1948. Por el momento no hay ningún arresto en este caso en el que los investigadores tratar de determinar el móvil.


Los vuelos tuvieron lugar sobre una ciudad que tiene extremas medidas de seguridad, siete semanas después de los atentados contra el semanario satírico “Charlie Hebdo”, lo que se traduce en un excepcional despliegue policial y militar en las calles y frente a centros considerados “sensibles”.


En los últimos meses, este tipo de aparatos han sido vistos también sobre centrales nucleares del país, cuyo espacio aéreo está prohibido.