Raro


William Binder, un neonatólogo del Centro Médico Cedar-Sinai de Los Ángeles, en Estados Unidos, se llevó la sorpresa de su vida durante un parto en el que el bebé nació cuando todavía se encontraba dentro del saco amniótico.


“Nos quedamos sin respiración. Fue un momento asombroso que quedará en mi memoria durante mucho tiempo”, dijo Binder quien tomó una foto con su teléfono móvil segundos antes de romper el saco.


Chelsea Philips, la madre del bebé, al que han llamado Silas, dijo que no tenía ni idea de que su hijo iba a tener un nacimiento tan raro.


“Se encontraba en posición fetal y podías ver sus brazos y piernas doblados. Fue muy interesante verlo”.


Silas nació por cesarea, tres meses prematuro, a las 26 semanas de gestación.