Espiar


Agencias estatales de seguridad de Estados Unidos y Gran Bretaña robaron códigos de encriptación de tarjetas SIM, lo que les permitiría espiar comunicaciones prácticamente de cualquier celular en el mundo, aseguró el sitio web The Intercept.


De acuerdo a esta página, creada para divulgar las filtraciones sobre operaciones secretas de los gobiernos, la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) de EE.UU. y el Cuartel General de Comunicaciones del Gobierno de Reino Unido (GCHQ) penetraron la red informática del fabricante europeo de tarjetas SIM Gemalto, para hackear los códigos de encriptación.


“El GCHQ, con apoyo de la NSA, vigiló comunicaciones privadas” de ingenieros y otros empleados del grupo Gemalto “en varios países” para robar los códigos, señala el artículo de The Intercept, dirigido por el periodista Glenn Greenwald, quien publicó las revelaciones del excontratista Edward Snowden.


De confirmarse esta información, se podría decir que la NSA y el GCHQ tendrían la capacidad de monitorear en secreto una gran parte de las comunicaciones mundiales en dispositivos móviles sin necesidad de presentar una orden judicial o de intervenir un teléfono.


“Esto sería muy grave”, declaró Bruce Schneier, criptógrafo, director de tecnología de la empresa de seguridad Resilient Systems y miembro del Centro Berkman de Harvard.


“Lo más preocupante es que la NSA piratea a todo el mundo para llegar a algunas personas”, dijo Schneier.


Cada tarjeta SIM tiene códigos de encriptación para codificar las comunicaciones con el operados de telecomunicaciones. Al detener los códigos de una tarjeta es posible reconstituir todas las comunicaciones.