Escuela


Acción Empresarial por la Educación (Educa) expresó su preocupación sobre los inconvenientes afrontados en algunas edificaciones de escuelas recientemente inauguradas, en las cuales se registraron anomalías que provocaron daños a las instalaciones, paralización de la docencia y por ende arriesgaron la integridad física de profesores y alumnos.


A través de un comunicado, la presidenta de EDUCA, Elena Viyella de Paliza, planteó que es imperativo incrementar las estrategias de supervisión y monitoreo de la calidad de las obras.


“Los problemas que vienen encarando instalaciones de algunas escuelas han tomado matiz público en las últimas semanas, como es el caso del Liceo en Gina Hueca en la provincia La Vega, así como lo ocurrido en las escuelas Parroquial Jaime Mota y Virgilio Peláez, ubicadas en los barrios Savica y Villa Estela, respectivamente”, expresó Viyella de Paliza.


Resaltó que la inversión en infraestructura representa un elemento importante en la búsqueda de la calidad educativa, sobre todo porque viene a cubrir un déficit histórico que el país acumulaba desde el 2012 situado en algo más de 11 mil centros, que funcionaban en menos de cinco mil planteles.


Dijo que “cuando se desarrollan tantas obras de forma simultánea es relativamente lógico esperar que se generen algunos inconvenientes en las construcciones”.


“Sin embargo es compromiso de todos contribuir a reducir este riesgo, por lo cual es importante que los ministerios de Educación y de Obras Públicas fortalezcan la supervisión y el control de calidad de las obras”, enfatizó la dirigente empresarial.


Viyella de Paliza sugirió a las autoridades correspondientes integrar al entorno el estilo arquitectónico de las nuevas construcciones escolares, definido en el Programa de Edificaciones Escolares adscrito al ministerio de Obras Públicas y ejecutado por la Oficina de Ingenieros y Supervisores de Obras del Estado, de manera que responda a las necesidades y características del lugar en que se levanta.