Ebola


Sierra Leona impuso una cuarentena en un distrito pesquero de la capital, Freetown, debido a que allí se confirmaron por lo menos cinco nuevos casos de ébola, informó un funcionario el sábado.


OB Sisay, director de la sala de situación del Centro Nacional Respuesta contra el Ébola, dijo que la cuarentena entró en vigor el viernes en el distrito costero de Aberdeen, donde hay hoteles elegantes y asentamientos informales


Por lo menos algunos de los casos fueron de hombres que salieron de pesca en un bote y regresaron quejándose de dolores estomacales y fueron enviados a un hospital para examinarlos.


Un centro de control fue establecido en el área y se ha movilizado a los expertos que tienen a su cargo el rastreo y vigilancia, precisó Sisay.


Sierra Leona ha reportado unos 11,000 casos confirmados, probables o supuestos de ébola durante el peor brote de esa enfermedad en el mundo, según la Organización Mundial de la Salud.


A pesar de un descenso en el número de casos, la transmisión de la enfermedad en Sierra Leona sigue causando estragos. La OMS confirmó 76 casos nuevos en la semana pasada, según informó el miércoles.


La continuación de los casos y la cuarentena confirman que será difícil la batalla, dijo Sisay. “El número de casos baja un día y sube al día siguiente. Hay algunos que celebran cuando disminuye la cifra de casos y creen que es el fin del ébola”.


En septiembre, cuando la enfermedad causaba devastación en el África Occidental, Sierra Leona impuso una paralización de tres días a nivel nacional.


La OMS reportó también “un aumento elevado” de casos en Guinea: 65 en comparación con 39 en la semana anterior.


Liberia, por su parte, reportó solo tres casos nuevos. Estados Unidos anunció el martes que se aprestaba a retirar casi todos sus efectivos que luchan contra el ébola en la región, dejando solo 100 en Liberia para seguir colaborando con los militares de esa nación y civiles estadounidenses.


La agencia de la ONU para la infancia anunció el viernes que se instrumentan planes para reabrir las escuelas en Liberia la semana próxima después de siete meses de inactividad debido al ébola.