Cadenas Perpetuas


El juez de la Corte Superior de Providence, Robert D. Krause, condenó a seis cadenas perpetuas consecutivas y otros 10 años adicionales a Russell Burrell, de 19 años de edad y convicto por los asesinatos del dominicano Damián Colón, y de Michael Martin y Shameeka Barrows, durante un “tumbe” fallido de drogas y dinero, en el apartamento del segundo, en Providence.


Burrell se declaró culpable por los tres homicidios en noviembre de 2012. Cometió los hechos acompañado por tres cómplices que ya han sido condenados también a cadenas perpetuas.


Los fiscales dijeron que Burell usó una pistola calibre 9 milímetros para matar a las víctimas, cuando Martin y Colón, abrían la puerta de la vivienda.


También mató a la mujer, de 22 años, cuando se despertó de una siesta. Colón estaba “en el lugar equivocado y en el momento equivocado”, porque era amigo de la mujer y de Martin, a quienes fue a visitar el día de los asesinatos.


La pistola usada por Burell para cometer los asesinatos fue la misma que utilizó Timothy Debritto, uno de sus cómplices, para matar a un rival.


Debritto fue condenado a 50 años por ese hecho, pero posteriormente la sentencia se redujo a 30. Luego fue condenado a tres décadas, por los asesinatos del dominicano y las otras víctimas, y tendrá que cumplirlas consecutivamente.


Burrell, Debritto y su otro cómplice, Quandell Husband, planearon el “tumbe” en el apartamento de Martin. Husband fue condenado en 2012 a 60 años en la cárcel, con derecho a libertad condicional en 20, en una negociación con los fiscales.


Liz Colón, la madre de Damián, le enrostró en la corte al condenado que “todos los días estoy luchando con tener que pasar delante de la puerta de su dormitorio”.


Añadió que, “cada día, es uno sin escuchar su voz o ver una sonrisa que ilumine la habitación. Hay un vacío, un agujero en mi vida que nunca serán llenados”.


Burrell, quien era menor de edad (17 años) cuando cometió los asesinatos, fue recluido en un centro juvenil de corrección hasta que cumpliera los 18, cuando fue acusado como adulto.


El fiscal Peter Kilmartin dijo que es estremecedor ver a un adolescente de 17 años asesinar a tres personas. “Trajo tragedias incalificables a estas tres familias y sus acciones no fueron las de una adolescente que quedó atrapado en una multitud, sino la de un asesino calculador y a sangre fría, y la sentencia asegura que jamás volverá a ser una amenaza para nuestras comunidades”.


Debritto fue condenado en agosto, Husband a dos cadenas perpetuas y Donovan Hall, está pendiente de ser sentenciado.