Cancer


A través del genoma de un millón de personas, se podría conformar una importante fuente de datos para descifrar el enigma de las mutaciones que causan enfermedades como el cáncer. Esto serviría para ajustar los tratamientos a cada paciente o poder actuar de forma preventiva.


La secuenciación del genoma de esos millones de voluntarios de Estados Unidos forma parte de una iniciativa impulsada por el presidente Barack Obama, que ya lleva invertidos 215 millones de dólares, y por medio de la cual se buscar alcanzar la llamada medicina de precisión, para poder otorgarle a cada paciente el tratamiento más adecuado en el momento correcto, según explicó el diario Tiempo Argentino.


Tras los logros obtenidos con el Proyecto Genoma Humano (PGH) desarrollado en los años 90 para determinar la secuencia de pares de bases químicas que componen el ADN e identificar los genes que componen el genoma humano, la comunidad científica está preparada para dar un paso más.


En este sentido, para el profesor Adolfo Ferrando, del Instituto de Patología Pediátrica y Genética del Cáncer de la Universidad de Columbia, esta iniciativa es “el último capítulo de la transformación de la medicina en los últimos años, con la incorporación de la información detallada y específica de cómo funcionan las enfermedades”.


“La novedad de esta iniciativa es que analizará el genoma global, no únicamente de alteraciones específicas de los genes, y recogerá gran cantidad de datos de individuos sanos, no sólo sobre las enfermedades que puedan padecer, sino también de las actividades que modulan las actividades de los genes, el comportamiento, la dieta, el estilo de vida”, explicó Ferrando.


La base de datos, que mantendrá la privacidad de los pacientes pero estará a disposición de la comunidad científica internacional, permitirá a los investigadores, de acuerdo con el profesor, “tener una visión más integral sobre cuál es el peso de las variantes genéticas en el desarrollo de la enfermedad”.


Sobre las expectativas que se tienen con la iniciativa, el investigador estadounidense sostuvo que habrá algunos hallazgos puntuales de “alto impacto” inmediato, pero sobre todo “va a ser un instrumento esencial para la investigación durante mucho tiempo”, con el que esperan desentrañar enfermedades cardiovasculares y neurodegenerativas, entre otras.


Con la mira puesta en el futuro de la salud, la semana pasada Obama anunció el ambicioso proyecto “Iniciativa para una Medicina de Precisión”, con el objetivo de desarrollar una medicina personalizada donde las enfermedades puedan ser tratadas en función del ADN de cada persona.


“La medicina de precisión nos brinda una de las mayores oportunidades para nuevos descubrimientos médicos que jamás hemos tenido; esta pondrá las bases para una nueva era de descubrimientos que salven vidas”, aseguró el mandatario desde la Casa Blanca.