deudasMas allá del bochorno sufrido por los diplomáticos de Brasil, la publicación destaca que esta circunstancia habría provocado la pérdida de voto del país en organismos internacionales como el Tribunal Penal Internacional (TPI) y la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA).


A pesar de que el Ministerio de Planeamiento afirmó que “no hubo una interrupción de los pagos” y que “existe una previsión sobre el pago de los compromisos internacionales”, lo cierto es que la deuda deberá esperar la aprobación por el Congreso Nacional de los polémicos Presupuestos Generales de 2015.


Sin embargo, el dinero previsto en el apartado “gestión y participación en organismos internacionales” por valor de 864 millones de reales sería insuficiente para afrontar las deudas internacionales, una deuda incómoda y en dólares algo especialmente grave en un momento en el que el real brasileño se desploma ante el dólar(2,9 reales por dólar).


Además, en las estimaciones no se incluyen algunas cuotas voluntarias como la del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para el Refugiado (ACNUR), que en si bien en 2013 recibió 3,5 millones de dólares, en 2014 apenas recibió 1 millón.


Lea más en Sputnik