euroEl viernes la canciller alemana, Angela Merkel, enfrentó un creciente desacuerdo sobre su política de rescate de la eurozona, después de que 32 legisladores votaron en contra de la extensión del rescate financiero de Grecia.


Aunque la extensión de cuatro meses se aprobó con una cómoda mayoría de 542 votos a favor, de un total de 587 legisladores del Bundestag (Parlamento Federal de Alemania), hubo una considerable rebelión dentro de la Unión Demócrata Cristiana de Alemania (CDU), de Merkel y su partido hermano, Unión Social Cristiana. Hubo 13 abstenciones.


El disenso en el Bundestag aumentó desde la votación para la aprobación del segundo rescate financiero de Grecia en 2012, cuando 13 miembros del bloque demócratacristiano y cuatro miembros de sus socios de la coalición, los Demócratas Libres, votaron en contra.


El ministro de Finanzas, Wolfgang Schäuble, invocó a Segunda Guerra Mundial y dijo: “En 70 años desde la catástrofe, la catástrofe alemana, nosotros los alemanes debemos hacer todo lo posible para garantizar que Europa siga unida”.


Sin embargo, el funcionario alemán no escondió su irritación con el gobierno griego, y dijo a los legisladores alemanes que la retórica de la campaña electoral en ese país no hizo que esa tarea fuera más fácil.


Leer más: Milenio