suiSAN PEDRO DE MACORÍS.- Miguel Ángel Vásquez, un vigilante de 47 años, no resistió la noticia de que había sido despedido de su trabajo, en una villa turística de Juan Dolio, en San Pedro de Macorís y decidió poner fin a su vida, dándose un balazo a la sien.


El atribulado hombre se disparó en el patio de Villa Xiomara de Juan Dolio, utilizando un revólver calibre 38, que utilizaba para cuidar la mansión.


Residía en la calle Teo Cruz S/N barrio Lindo de San Pedro de Macorís.


Presentaba herida por proyectil de arma de fuego con entrada en la región temporal derecha con salida en región temporal izquierda.


Su cuerpo fue llevado al Instituto Nacional de Ciencias Forenses (INACIF), que opera en el hospital regional Antonio Musa, en San Pedro de Macorís, para fines de autopsia.


Laboraba para la compañía de Seguridad e utilizó el revolver marca Dan Wesson Cal.38 No.38B002075, asignado para servicio.


El vigilante presentaba conductas agresivas y según versiones fue cancelado por haber agredido físicamente a un supervisor, además de que el pasado martes fue requerido por la Policía por supuesta agresión a su pareja.