Dicen que el dinero no da la felicidad pero a muchas personas les ayuda a conseguirla.


Ese es el caso de Xiao Li, un ciudadano chino, que llevaba algo más de un año en coma en el hospital de Shenzhen. Los médicos habían hecho todo lo que estaba en su mano para contribuir a su recuperación pero no lo lograban. Fueron, sorprendentemente, un grupo de enfermeras el que lo consiguió. ¿Cómo despertó el paciente? Le agitaron unos billetes cerca su nariz, según informa el ‘New York Post’.


“Fue algo extraordinario”, apunta el jefe del gabinete médico del doctor Liu Tang. “Jamás he visto nada igual en los 20 años que llevo trabajando en el hospital”, señala.


Xiao Li entró en coma en el verano de 2013 después de pasar siete días en un cibercafé sin dormir ni un solo minuto. Según los médicos, el ciudadano chino se desmayó cuando buscaba ideas para abrir un negocio junto a otros socios.


A pesar de la evidente mejora, la familia de dicho paciente espera que haya una evolución positiva, ya que la terapia continúa y los médicos les han instado a mantener la cautela. Sea como fuere, el 2015 ha empezado con buen pie para la familia Li, que no dudó en pensar que el olor y el sonido del dinero pueden ser muy poderosos.