TokioJapón amaneció hoy a la espera de nueva información por parte del gobierno jordano acerca de las negociaciones para liberar al periodista nipón secuestrado en Siria por el Estado Islámico (EI) más de 24 después de que haya expirado el ultimátum dado por el grupo terrorista.


“No hay nueva información que relatar”, dijo de madrugada el canciller nipón, Fumio Kishida, al ser preguntado por medios locales a las puertas del Ministerio de Exteriores acerca de la situación del periodista Kenji Goto, de 47 años.


Tanto el primer ministro, Shinzo Abe, como el ministro portavoz, Yoshihide Suga, estarán también en contacto directo durante la jornada de hoy con el equipo de trabajo establecido en la embajada japonesa en Ammán para intentar lograr la liberación de Goto, informó la agencia Kyodo.


El EI amenazó el jueves con asesinar al piloto jordano Muaz Kasasbeh, secuestrado en diciembre, si no le entregaban antes de “la puesta del sol, hora de Mosul (Iraq)” a la radical Sajida Al-Rishawi, detenida en Jordania, a cambio de perdonarle la vida a Goto.


El gobierno jordano accedió a intercambiar a Al Rishawi por los dos rehenes, pero el canje de prisioneros ha quedado aparentemente bloqueado debido a que Ammán ha exigido al EI una prueba de vida del piloto jordano para cumplir su exigencia de liberar a la terrorista, condenada a muerte en 2005.


Aunque el peso de las negociaciones recae ahora sobre Ammán, Abe ha pedido a su Gobierno que esté alerta ante la posibilidad de que se produzca algún vuelco inesperado, dado que en la última semana el EI ha enviado varios mensajes por internet sin previo aviso en los que ha planteado distintas exigencias.


La semana pasada, coincidiendo con el viaje del primer ministro nipón, Shinzo Abe, a Oriente Próximo, el EI envió un primer vídeo en el que demandó al Ejecutivo nipón que pagara 200 millones de dólares a cambio de no asesinar a Goto, capturado en octubre, y a otro ciudadano nipón, Haruna Yukawa, que fue ejecutado el pasado sábado.