7E463F1D-D5A4-4D5B-9ED7-9AF501D8D4B1.jpg__680__460__CROPz0x680y460Este lunes tampoco se realizó el mercado binacional en esta provincia, mientras muchos esperan que retorne la normalidad en la zona, tras los enfrentamientos producidos entre haitianos y dominicanos la pasada semana.


La puerta que da acceso con el poblado de Anse-Au-Pitres-Haití permanece cerrada este lunes, mientras adquirientes y comerciantes de esa comunidad están en los alrededores de la división en espera de la reapertura del comercio, donde se abastecen los pobladores de ambos territorios.


Mientras el mercado municipal fue abarrotado por venduteros dominicanos y haitianos que residen en comunidades agrícolas dominicanas, debido a que los cubículos de las estructura del negocio binacional quedaron vacíos, por el temor de que se produzcan desórdenes.


El pasado viernes se produjeron saqueos en el mercado, por parte de indocumentados, cuando repentinamente se originó un conflicto, alegadamente por la incautación de dos embarcaciones y el secuestro de dos pescadores dominicanos en el poblado de Anse-Au-Pitre-Haití.


El pasado sábado las autoridades representadas por el senador Dionis Sánchez, quien desde principio enfrentó la situación en busca de solución del impase, y posteriormente el gobernador Ángel Odalis Zabala Segura, el cónsul Martin Feliz y otras autoridades locales y las autoridades haitianas representada por el vicegobernador Deronnette Emaro, conformaron dos comisiones viabilizadora para solucionar el conflicto que degeneró en lanzamiento de piedras, disparos y palos.


Los disturbios originados el pasado viernes, según reportaron los comerciantes, dejaron grandes pérdidas, tras los saques de mercancías y objetos.


Este lunes, soldados del Cuerpo Especializado de Seguridad Fronteriza Terrestre y Destacamento de Investigación Operativa Fronterizo mantienen una redada en esta población como forma de evitar nuevos enfrentamientos.