El procurador general de la República, Francisco Domínguez Brito, calificó el escándalo en la Dirección Central Antinarcóticos de la Policía (Dican) como “lacerante”, y adelantó que esta semana habrá resultados claros y precisos sobre las personas envueltas en este caso.


Advirtió que cuando los cuerpos policiales se involucran con las drogas, la autoridad se desmorona.


“No hablamos de uno, de dos o de tres tumbes de drogas, hablamos de tumbes de drogas que son incautadas y que luego que se las quitan a los narcotraficantes o les dan una parte a los narcotraficantes, se quedan con ella, y entonces se dedica el mismo persecutor a ser un vendedor o traficante de drogas, de esto es que estamos hablando aquí”, comentó.


Manifestó que hay puntos de drogas adonde acuden agentes y consiguen dinero. “¿Cómo es posible que aquel que tiene las funciones de perseguir sea el mismo que se dedique a hacer tumbes de drogas y luego a vender las drogas en el mercado nacional?”, se preguntó.


Calificó la situación como muy grave y seria, cuando alguien va a un punto de drogas y pide dinero para no molestar, es decir, cobra peajes.


“Es muy serio cuando hay complicidades, es serio cuando hay indiferencia, cuando tú observas que hechos criminales nos pasan por enfrente y nosotros no hacemos nada”, recalcó.


Domínguez Brito indicó que todo eso obliga a una reforma policial y de todo el sistema, que no solamente debe comprender el método de reclutamiento, sino mejorar el ingreso.


Proclamó que desde la Procuraduría luchará con todo a su alcance para que acciones como las de la DICAN no se quedan sin sanción.


Advirtió que de nada vale una reforma legal en la Policía Nacional sino se produce un cambio real en las prácticas y modalidades de ese cuerpo uniformado.


Entrevistado por el periodista Federico Méndez, en el programa “Esferas de Poder”, que se transmite los domingos de 5:00 a 6:00 de la tarde, por Santo Domingo TV, planteó que debe haber dos grandes ejes, en torno al cual rija el funcionamiento policial, compuesto por un cuerpo investigativo y otro uniformado. “Yo particularmente tengo mis posiciones radicales, tal vez no necesariamente todo el mundo coincide conmigo, si de mí dependiera existiera una policía investigativa muy fuerte, muy sólida, con una unicidad de toda la investigación a nivel nacional”, aseguró.


Abogó por perfiles a nivel del FBI, en términos de reclutamiento policial, formación y evaluación de desempeño.


Fuente: diariolibre.com