DominicanoEl motorista dominicano Christopher Cruz, uno de los 13 hombres acusados por el ataque al ejecutivo de informática chino Alexan Lien, se declaró culpable de cargos menores en una negociación con la fiscalía de Manhattan y será sentenciado a una pena leve.


Cruz se responsabilizó de acusaciones por asalto en segundo grado y motín en primer grado, con lo que evitó una eventual larga sentencia, gracias al acuerdo con los fiscales.


El ataque a Lien ocurrió el 29 de septiembre de 2013, en la calle 179 del Alto Manhattan, después de que fuera perseguido por un enjambre de motoristas, entre ellos supuestos pandilleros, y en los que había varios policías de la ciudad.


Los agresores dejaron casi muerto al ejecutivo oriental, que fue salvado gracias a la intervención del dirigente reformista y activista comunitario Sergio Consuegra, quien intervino, brazos en cruz, logrando persuadir a los atacantes de abandonar sus intenciones de asesinar en plena calle y a golpes a Lien.


Los motoristas, quienes destrozaron parcialmente el jeep que abordaba Lien, junto a su esposa e hija de 2 años, también intentaron agredir a la mujer y a la bebé.


El incidente, que fue grabado en video por numerosos testigos, se originó en la autopista Henry Hudson Parkway, cuando Lien fue interceptado por los motoristas, que creyeron que él quería rebasarlos para adelantárseles.


Lien atropelló a otro motorista dominicano, Edwin (Jay) Mieses, quien estuvo durante semanas en estado crítico en el hospital.


Cruz será sentenciado el próximo 11 de marzo a cuatro meses en la cárcel y cinco años en libertad condicional, con lo que evade una condena de siete años tras las rejas.


Otros dos acusados, Allen Edwards y el dominicano Edwin Rodríguez, se declararon culpables previamente y fueron sentenciados a cinco años en libertad bajo palabra, dado que los fiscales no pudieron demostrar que participaron en el ataque al jeep Range Rover, conducido por Lien ni agredieron a la víctima.


El caso le dio la vuelta al mundo y Consuegra recibió amplia cobertura en medios anglófonos y latinos, siendo reconocido como un héroe por su conducta de buen samaritano al detener la agresión a Lien, su esposa e hija.