accPor cada celebración de Navidad y de fin de año los dominicanos promedian 42 muertes en los últimos quince años. Son fallecimientos constantes, hasta esperados, que llegan en sólo cuatro días naturales y por lo regular a bordo de vehículos.


Las celebraciones dominicanas han escrito sus registros con disparos al aire, manipulación de fuegos artificiales e intoxicaciones por alcohol y alimentos, pero en realidad lo firman con los accidentes de tránsito. Son 629 dominicanos entre 2000-2014 que en los registros oficiales ya no están con su gente. Que comenzaron su año de fallecimiento en medio de las celebraciones únicas que traen Navidad y Año Nuevo y terminaron enlistándose como víctimas, algunas de imprudencias, y otras por negligencias.


Las celebraciones por el fin de año en Latinoamérica por lo regular muestran las mismas causantes que en República Dominicana: reportes de accidentes y violencia. La celebración de 2013- 2014, por ejemplo, dejó al menos 699 muertos y una cifra a la que por lo regular no se le valora: 5,641 personas heridas en la región.


Las personas marcadas por accidentes durante los feriados de Navidad y Año Nuevo, aparte de las familias, lógicamente, también son preocupantes: suman 8,147 heridos desde el año 2001 y hasta el recién pasado 2014. El dato arroja un promedio de 581 personas heridas en los asuetos.


Los datos de fallecidos en República Dominicana han estado, desde hace seis años, en el 2009, cerca de la media centena, con dos datos de 47 fallecidos por año como mínimos en el intervalo: en 2011 y el recién despedido 2014.