A lab technician works in the Level 4 lab at the National Microbiology Lab in WinnipegLa Organización Mundial de la Salud (OMS) dijo hoy de que el combate contra la epidemia de ébola sigue siendo extremadamente difícil y la situación muy preocupante, por lo que advirtió contra los falsos optimismos.


“Yo hago esta analogía. Hace seis meses en la cama había dos cobras y nadie podía acostarse. Ahora sólo hay una, pero eso no significa que podamos apagar la luz e irnos a dormir”, afirmó en rueda de prensa el director general adjunto de la OMS, Bruce Aylward, encargado de la respuesta operacional a la epidemia.


Un poco más de seis meses de intenso combate contra la epidemia que asuela Guinea-Conakri, Liberia y Sierra Leona, han dado sus frutos, y por primera vez desde que comenzó el brote, se han contabilizado cuatro semanas seguidas en los que ha habido reducción de contagios en los tres países.


En los últimos 21 días (el periodo de incubación del virus es de aproximadamente tres semanas) se han contabilizado 463 casos en total, incluyendo casos sospechosos y probables, en Sierra Leona, 109 en Guinea y 21 en Liberia, “lo que constituye una reducción substancial, una tendencia muy bienvenida”, afirmó.


“Sin embargo, estamos preocupados porque esta reducción conlleva una cierta complacencia y ese es el peor riesgo. El objetivo debe ser únicamente el de reducir los casos a cero”.


Uno de los aspectos más preocupantes actualmente, es que sólo el 50% de las infecciones registradas provienen de una lista de contactos de la que se tiene conocimiento, lo que indica que aún hay muchas cadenas de transmisión desconocidas.


Otro de los aspectos preocupantes es que existe una intensa transmisión en las tres capitales, lo que dificulta el control del contagio, dado el número y movimiento de personas, la falta de control social, y los movimientos migratorios, agregó.