CivilesLa guerra siguió cobrándose nuevas víctimas civiles y destruyendo viviendas e instalaciones el viernes en el este de Ucrania, mientras fracasaba el intento de celebrar una nueva ronda de conversaciones del grupo de contacto (Ucrania, Rusia y representantes de los separatistas bajo la égida de la OSCE) en Minsk, la capital de Bielorrusia.


Al menos siete civiles perecieron en el este de la ciudad de Donetsk a resulta de los ataques de artillería contra un centro de reparto de ayuda humanitaria y un trolebús en el barrio de Kuíbishev, según la página de web de la alcaldía.


En las redes sociales, fotos y vídeos distribuidos por los habitantes de Donetsk muestran cadáveres y restos humanos ensangrentados repartidos por la calzada y el interior de coches acribillados. A juzgar por las imágenes, algunos de los muertos eran personas ancianas.


En la noche del viernes, el viceministro de Defensa de la autodenominada República Popular de Donetsk (RPD), Eduard Basurin, afirmó que habían perecido 11 personas, de los cuales tres eran niños, como resultado de los disparos de las Fuerzas Armadas de Ucrania. Según Basurin, los militares ucranios habrían tenido 79 bajas mortales en el curso de la última jornada. A su vez, los portavoces de la operación militar de Kiev informaron de que 30 insurgentes habían muerto y 69 habían resultado heridos.