Kim Kardashian aparece en la portada de la revista Vogue Australia de febrero con el look más natural que le hemos visto en una publicación. Es la primera portada de Vogue en solitario para la estrella del reality show ‘Keeping Up With The Kardashian’.


Acostumbrados a sus elaborados, y muchas veces exagerados, looks, resulta refrescante la imagen que presenta la edición australiana de la importante revista de moda. Si tenemos en cuenta su última portada de revista con la que intentó ‘romper el internet’, esto es definitivamente un cambio de registro.


El maquillaje es prácticamente imperceptible y los tonos neutrales de la ropa que lleva en todas las fotos no son muy característicos de ella. Pero funciona. El look le favorece y le hace parecer más real, e incluso más joven.


Las fotos fueron tomadas por el reconocido fotógrafo Gilles Bensimon en playas australianas y el estilismo es de la editora de moda Christine Centenera. Quizá podemos tomar este nuevo look como un indicador de que este año Kim Kardashian le bajará un poco el tono a todo lo que la rodea, ya que el año pasado sus excentricidades rozaron lo ridículo.


 


 


 


Fuente: DiarioLibre.com