conciertoTodo estuvo en su punto. El escenario sobrio y elegante anunciaba una noche de emociones. Y así fue. A las 7:30 de la noche una dulce voz anunciaba el inicio del concierto con el cual Julio Iglesias, rindió un homenaje a “uno de los más grandes dominicanos”, como el mismo artista definió a su entrañable amigo, Óscar de la Renta.


Sus seis músicos y tres hermosas coristas ocuparon sus puestos y dejaron escapar las primeras notas de una noche inolvidable. Ataviado con pantalón y chaqueta negros y camisa blanca, el más universal, como es conocido el cantante español, irrumpió en el escenario y entre aplausos se adueñó de la enorme carpa dispuesta para este concierto cerquita del mar Caribe en la tierra que tanto amó el fenecido modista dominicano en Puntacana Resort & Club.


Su rutina incluyó clásicos temas de su gran repertorio. Cantó en inglés, francés, italiano y castellano, con el común denominador de la nostalgia traducida en palabras de elogio y gratitud para “Oscarito” a quien le reconoció grandes virtudes e incontables lecciones de vida adquiridas en una amistad de más de 30 años.


Durante el concierto, de una hora y treinta minutos de duración, el público se hizo cómplice con el artista, coreando sus canciones, aplaudiendo sus anécdotas y dejándose tocar hasta las lágrimas en algún momento, como las derramó, la esposa del cantante, Miranda Rijnsburger, quien estuvo en primera fila junto a tres de sus hijos.


Canciones como: “Me olvidé de Vivir”, “A media Luz”, “El amor”, “La Carretera”, “Me siento de aquí”, “Échame a mi la culpa”, entre otras fueron parte del espectáculo. Una pareja de esposos, a los que el artista definió como los mejores bailadores de tango, tuvieron la oportunidad de demostrar su talento en dos canciones despertando admiración de los presentes, por la cuidada y elegante técnica en movimientos y pasos.


Al concierto asistió la viuda de Óscar, Annette de la Renta; su hijo Moisés; la editora en jefe de la revista Vogue norteamericana, Anna Wintour; el expresidente de los Estados Unidos, Bill Clinton y su esposa Hillary Clinton; la gran periodista y presentadora de televisión Barbara Walters; entre otras personalidades del jet set internacional.


Por una obra de solidaridad


Se dio a conocer que la totalidad de los fondos generados por este concierto serán destinados a la construcción de un hospital pediátrico que llevará el nombre de Óscar de la Renta. El centro asistencial será levantado en la comunidad de Verón, provincia La Altagracia. Este era un sueño del fenecido modisto. Con esta acción, según explico Frank Rainieri, se dará continuidad al legado de amor que dejó Óscar de la Renta, a quien definió como un amigo excepcional.