policia


El jefe de la Policía Nacional, mayor general Manuel Castro Castillo, dijo hoy que se trabaja para que “todos los implicados”, en la sustracción de más de mil kilos cocaína en la Dirección Central Antinarcóticos (DICAN), de la Policía Nacional, paguen por sus hechos.


Empero, el jefe policial sostiene que hay que esperar los resultados de la pesquisa llevada a cabo por el Ministerio Público, la cual calificó de amplia y compleja.


Expresó que desde el principio dijo que es una investigación espiral, donde se están dando los pasos, pero que no se pueden apresurar a ofrecer detalles y que las mismas serán ofrecidas a medida que avancen las pesquisas.


Explicó que el cuerpo del orden cuenta con la cantidad de 35 mil miembros y que por las actuaciones de un grupito no se puede juzgar a toda la institución, que a su juicio tiene logros tangibles.


Castro Castillo, quien habló en esos términos luego de asistir a la homilía oficiada por el obispo Amancio Escapa, al conmemorarse el Día del Poder Judicial, sostiene que se sigue luchando en contra de la inconducta interna, pero también contra el crimen organizado.


Destacó que la jefatura de la Policía ha sido clara y transparente, razón por lo que por la magnitud del caso, inmediatamente apoderaron al Ministerio Público por considerar que no encubren a nadie.


Reiteró que en la lucha titánica no tiene amigos, ni enemigos, tras señalar que se está haciendo una investigación transparente y que los resultados de las pesquisas serán dados a conocer a la opinión pública.


Dijo que la institución que preside ha separados más de 3 mil agentes, lo que indica que hay una lucha constante y permanente, por lo que posiblemente seguirán otros miembros involucrándose.


Sin embargo, dijo que la Policía en caso como este se sigue reforzando, sigue invirtiendo en hacer reforzamiento a lo interno del cuerpo del orden.


Aseguró que la lucha en contra de la inconducta interna, así como de la criminalidad es una lucha permanente y constante que seguirán reforzando y fortaleciendo para seguir dando una muestra clara para todos aquellos miembros que generen conducta o daños a la institución del cuerpo del orden.