IzquierdaLa formación izquierdista Syriza, liderada por Alexis Tsipras, se alzó con una clara victoria en las elecciones generales celebradas ayer en Grecia al obtener el 36,1% de los votos, con el 75% de los sufragios escrutados.


De acuerdo a estos datos, Syriza obtendría 149 escaños, y se encuentra por tanto a tres diputados de lograr la mayoría absoluta.


Los conservadores de Nueva Democracia, el partido del primer ministro Andonis Samarás, obtuvieron un 28,1% de los votos, lo que supone 77 escaños, mientras que el tercer lugar lo ocupan los neonazis de Amanecer Dorado, con un 6,3% de los sufragios y 17 escaños.


Le siguen los centristas del nuevo partido To Potami (El Río), con un 5,9% de los votos y 16 escaños.


A continuación se sitúan los comunistas del KKE, con el 5,4% y 15 escaños y el hasta ahora cogubernamental Pasok (socialdemócratas), del viceprimer ministro Evángelos Venizelos, con un 4,7% de los votos, que se traduce en 13 escaños.


En la cola de partidos está la formación Griegos Independientes, derecha nacionalista, con un 4,7% y 13 escaños.


Fuera del Parlamento se queda el partido del exlíder de Pasok y antiguo primer ministro Yorgos Papandreu que no alcanza el 3%.


Fracaso de austeridad


Para el líder del nuevo partido español Podemos, Pablo Iglesias, la victoria “clara” de Syriza en las elecciones griegas celebradas ayer demuestra que “las políticas de austeridad provocan un enorme dolor social” y son “ineficaces”.


En declaraciones a un programa de televisión de La Sexta, Iglesias se felicitó por el triunfo del partido que lidera Alexis Tsipras porque, dijo, al fin los griegos tendrán “un presidente griego de verdad, no un delegado” de la canciller alemana, Angela Merkel, y estarán gobernados por alguien que “pondrá por delante los intereses de su país”.