fiscEl fiscal Máximo Díaz, uno de los investigados por la desaparición de 1,200 kilos de drogas de la Dirección Central Antinarcóticos de la Policía (Dican), certificó que en el allanamiento practicado en la residencia de Roberto Antonio Méndez (Nicolás) y Santo Emilio Hernández, y que dio origen al presente caso, “no se ocupó nada comprometedor”.


Así consta en el acta levantada por el representante del Ministerio Público a las 8:55 de la noche del 27 de octubre, la cual firman, además, el sargento Pedro José Almánzar González, Luciano Gómez C., Nicolás Hernández y Agapito Muñoz Espín.


El allanamiento y orden de arresto contra “el ciudadano Nicolás” fue autorizado por la jueza de Atención Permanente Mary Ramírez, a solicitud de Leonidas Suárez, el otro fiscal investigado por la presunta desaparición de la droga, mediante acta del Poder Judicial.


El objetivo de la requisa en el Residencial Michel, en la calle 8 número 78 del ensanche Isabelita, en Santo Domingo Este, era además encontrar “tanto armas como objetos relacionados con drogas”.


Nicolás y Hernández se encontraban presentes, según consta en el acta rubricada por Díaz.


Hermetismo


Entró en una fase de hermetismo el caso que provocó el retiro de sus funciones del coronel Carlos V. Fernández Valerio, director de la Dican, y por el que ayer eran investigados cuatro miembros de la Policía en la sede de la Procuraduría General de la República, por la comisión que encabeza el procurador adjunto Bolívar Sánchez.


En horas de la mañana el procurador Francisco Domínguez Brito se reunió primero en su despacho, con la comisión investigadora ampliada, y luego con el embajador de los Estados Unidos en el país, James Brewster Jr, sin embargo, se abstuvo de ofrecer declaraciones al respecto.


“El embajador dijo que ellos emitirán unas declaraciones por escrito a la prensa”, fue lo único que dijo el procurador por teléfono.


Luego de estas reuniones Domínguez Brito se trasladó al Palacio Nacional, según él, a tratar asuntos relacionados con el sistema 9-1-1, y allí tampoco ofreció mayores declaraciones.


Procuraduría


La situación parece haber llegado a un punto tal, que la Procuraduría ha pedido discreción en el manejo del tema con la prensa, según reveló la directora de Comunicación de la institución, Tessie Sánchez.


“Es bueno reiterar que el procurador general de la República es el único autorizado para, a nivel de medios, tratar este tema”, dijo.


Los periodistas acudieron a la institución, porque creían que el procurador Domínguez Brito daría una rueda de prensa sobre el caso DICAN.


“No tenemos rueda de prensa convocada en la Procuraduría General; en este instante el procurador está en su despacho con los trabajos normales del día a día de acá…”.