selPor primera vez la ciencia confirma que los hombres que se toman más fotos de sí mismos, las editan y las publican en redes sociales tienden a tener comportamientos más narcisistas y psicópatas.


Como antisociales describen investigadores de la Universidad Estatal de Ohio, Estados Unidos, las actitudes de aquellos hombres obsesionados con compartir en Facebook, Instagram y Twitter los autorretratos tomados con las cámaras de los teléfonos inteligentes (selfies), para mostrar el minuto a minuto de su cotidianidad.


Quienes toman las fotos y las publican inmediatamente suelen ser impulsivos y muestran un comportamiento psicópata. Por su parte, los que sacan un selfie y lo editan antes de publicarlo tienden, por lo general, a actitudes narcisistas que miden cuánto priorizan su propia apariencia.


A estas conclusiones llegó el estudio dirigido por las investigadoras Jesse Fox y Margaret Rooney, tras analizar el comportamiento de 800 hombres entre los 18 y 40 años que respondieron un cuestionario en línea sobre sus comportamientos de publicación de fotografías en redes sociales: cada cuánto, cuántas y si les ponían filtros o las recortaban. Además, los participantes respondieron cuestionarios sobre conductas antisociales y autoobjetivación.


Las autoras son enfáticas en señalar que el estudio no pretende encasillar a todos los hombres en un mismo lugar. “Los resultados no señalan que todos aquellos que publican muchos selfies son necesariamente narcisistas o antisociales. Todos los que fueron estudiados estuvieron dentro de un rango normal de comportamiento, sólo que algunos tuvieron una medida superior en este tipo de rasgos antisociales”, señaló Fox en el estudio publicado en la revista digital Personality and Individual Differences.


Como bien señalan las especialistas, tales conclusiones no son para nada sorpresivas, pero es la primera vez que un estudio científico lo comprueba. De hecho, algunos especialistas en salud mental han alertado a la sociedad sobre los efectos que tiene en las personas el fenómeno del autorretrato combinado con las redes sociales.


“Prestar demasiada atención a las fotografías publicadas, controlando quién las mira o a quién le agradan o quién comenta, con la esperanza de lograr la mayor cantidad posible de ‘me gusta’ es un síntoma de que los selfies están causando un problema que en un futuro puede convertirse en complicaciones cerebrales”, declaró al diario El País de España hace algunos meses la especialista Panpimol Wipulakorn, del departamento tailandés de salud mental.


El estudio de la Universidad de Ohio es una muestra más de cómo los rasgos de personalidad influyen en la manera en que las personas se presentan en la red. “Con el creciente uso de las redes sociales, todo el mundo se preocupa más por su apariencia. Eso significa autoobjetivación, que puede convertirse en un problema mayor para los hombres, al igual que para las mujeres”, dijo Fox. Aunque este análisis no incluyó al género femenino, la investigación señala que el comportamiento en las mujeres es muy similar y que ya se adelantan estudios que lo sustentan.